Poema IX

ορφεύς"

Susurros en mi oído;
caricias en el lecho;
palabras sin sentido;
besos en el provecho.

 
Mente distraída;
entorno austero;
romántica empedernida.
¡Mi amor, te espero!


Tan Cerca me Siente...
Tan Lejos me Tiene...
Tan Lejos los Recipientes...
Tan Cerca las Mentes...


Morfeo hazme dormir,
porque en los sueños puedo sentir
lo que la realidad tiene,
y aún no me permite vivir.

Corderos y Lobos

"¿Qué fue de los Tiempos Románticos?"



Saludos cordiales a todos:

Gracias por leer los pensamientos y opiniones de esta jovencita escritora. Advierto que con lo que voy a proceder a escribir no tengo intención de causar mal a nadie, ya que únicamente muestro mi punto de vista acerca de las cosas que acontecen mi rutina diaria, además de que lo hago por puro entretenimiento antes de empezar mi estudio. Sólo es mi opinión, sois libres de dar la vuestra, siempre y cuando no se ridiculice ni se insulte a alguien, ya sea directa o indirectamente. Ahora, mi escrito:




Hace dos o tres días, puede que incluso más, conversaba con mis amigas en el parquecito de las fuentes, cercano al instituto. Tratábamos temas diversos, cuando me di cuenta de que, por lo visto pocos son los que sienten el amor de verdad... el que dices:


“Dios, esto es Amor Verdadero”


Pensé esto, a raíz del tema del Plan de Bolonia y las carreras universitarias, ya que estábamos hablando de ello:


“Y a mí me gustaría hacer tras esta carrera esta otra...”


“Después esto... después lo otro...”



Entonces yo, conocedora y vinculada al caprichoso flujo del tiempo y el destino, inquirí con suavidad, sin querer molestar ni aguar la amena conversación:

- ¿Y si conocéis a alguien especial tras la primera carrera? ¿Y si os enamoráis...? ¿Y si esa persona se harta de esperar y quiere que decidáis entre ella y seguir estudiando..?

Las pobres ilusas me miraron extrañadas, enarcando una ceja, como si de lo que les hablara no tuviera cavidad en sus maravillosos planes centrados en el estudio continuo. Sin siquiera tomarse unos minutos para reflexionar, la primera cándida habló:

- Yo seguiría estudiando; lo primero es mi futuro. Si yo quiero seguir estudiando, seguiré estudiando y si esa persona no lo entiende pues que se vaya a freír espárragos.

A lo que, tras escuchar su respuesta, las demás la siguieron estando totalmente a favor con esa idea, cual rebaño se dejase guiar por el pasto más verde y fértil. Así pues, guardé silencio y empecé a conversar conmigo misma mentalmente, en un tono suave y relajado, planteándome sus respuestas; aunque, no pude reprimir la ironía por tales. Me parecía ver ovejitas que caminaban hacia el verde prado, iluminado por los rayos del Sol. Y me veía a mí misma, una ovejita diferente a las otras, con la lana color dorado y el pelo muy rizado cual trigal iluminado por la aurora del alba.



Tal ovejita que hace dos años dejó el rebaño para empezar a caminar sola por el senderillo oscuro de un bosque desconocido. Curiosa e intrigada por saber lo que habría tras el inmenso y laberíntico bosque siguió su camino temeroso; aunque dispuesta a investigar.



Dichosa en mi mente, seguí escuchando los deseos y planes de mis amigas, augurándoles mudamente como éstos se torcerían a medida que avanzasen por su propio camino. Ya que como en todo, a medida que uno avanza, una serie de puertas se abren, nunca por tiempo indefinido; aunque a veces se diga lo contrario, y otras se cierran, normalmente para siempre; y si, se vuelven a abrir, nunca sería como antes, ya que las cosas cambian con el paso de los días, semanas, meses y sobretodo años, al igual que cambian las personas.

Esas pobres ovejas, todas iguales... ¿Por qué dicen una cosa, si su vida puede que dé un giro de 180º al conocer a una persona?
Yo que lo he vivido, y continuo viviéndolo, lo sé... y me encanta.

Es cierto, estudiar es muy importante; pero hay elecciones que pueden influir en tu vida de forma muy drástica. Como es no usar métodos anticonceptivos si vas a tener relaciones sexuales, rechazar la invitación del chico que te gusta, estudiar un tipo de carrera, probar a ser de una forma más amigable o educada ante los demás...; y así, la lista se alarga bastante.
El caso es que, puede que cuando ya sea demasiado, te des cuenta y pienses:

“Ojalá hubiera escogido eso...”

“Ojalá hubiera estudiado tal cosa...”


“Ojalá hubiera aceptado...”

“Ojalá... ojalá.... ojalá...”

Millones de deseos frustrados, por la decisión que TÚ tomaste en un momento oportuno y por tanto vives en la infelicidad y la insatisfacción con tu entorno en el presente actual.

¿Por qué centrarse sólo en lo que se conoce?¿Por qué son pocos los que salen del rebaño a explorar el frondoso bosque? ¿Es que nadie se pregunta qué hay más allá de él? ¿Por qué nos llaman “Ovejas Descarriadas” si únicamente estamos descubriendo lo desconocido para el resto del rebaño? ¿No deberían llamarnos “Ovejas Heroicas” por atrevernos a probar... a vivir las experiencia que el resto, desconocen o peor aun, rechazan?


¡Despojaros de las vendas que cubren vuestros ojos!

La vida es dura y son dos días; aunque los estudies te formarán académicamente, ¿de qué sirve tener trabajo y vivir en la monotonía, sino tienes a nadie a tu lado que cambie esa endemoniada rutina y haga de todos los días de tu vida un verdadero cuento de hadas? ¿De qué servirán tus estudios cuando veas morir a personas que querías y no pudiste estar suficientemente con ellas porque tenías que estudiar?

El destino es caprichoso, las generaciones cambian y son pocas las ovejas que ya se disponen a salir solas del montón para ir a explorar.
Y sobretodo, son las ovejitas casi inexistentes que en su camino por el bosque, conocen a un lobo y terminan enamorándose de él, aún sabiendo que pueden ser devoradas en cualquier momento; más confían en su protector e incluso les tienta a morder la sabrosa y tierna carne del corderito, probando la fuerza de voluntad del lobo.

La cuestión es... ¿una persona nace corderito o se hace corderito...?

Ahí queda la cosa... sólo deciros, que esta oveja ya ha terminado de cruzar el bosque... y ahora sigue sus aventuras en la montaña. ¿Quién se apunta?

Poema VIII

"Obsesión"

Escuchar el monólogo sin descanso de ultima hora.
Mirar a la pizarra, y en realidad no ver nada.

Profundizar en ella, mientras la voz de tal explicación,
sin sentido para ti,
se pierde en las callejuelas laberínticas de tu mente.
Desear perderse entre ellas, una y mil veces, pues en tales, está él...

Imaginar infinitas situaciones y encuentros:


Caricias...
Besos...
Abrazos...
Movimientos...
Diálogos...
Risas...
Cosquillas...
Desacuerdos...
Intimidación...
Miradas...
Aprobación...

De repente, sientes como la temperatura de tu cuerpo sube lentamente.

Tus piernas tiemblan...
Tu corazón se acelera...
Tus dedos repiquetean nerviosamente en la mesa...
tu cabeza empieza a dar vueltas...
Tus ojos se mueven de un lado a otro...
tu mente se dispersa...
Por el rabillo del ojo lo crees ver a tu lado...
Hueles su fragancia cerca de ti, cierras los ojos un momento.
Crees que está abrazándote con tal fuerza,
que casi puede asfixiarte;
pero, ¿y qué?
¡Oh! Dulce muerte en sus brazos...
¡Oh! Dulce muerte en su pecho...
¡Oh! Dulce muerte en sus labios...
¡Oh! Dulce muerte en su lecho...

Abres los ojos y ya no ves otra cosa en la pizarra...
que no sea a él: Obsesión...
Una verdadera obsesión,
que está clavada profundamente
en tu aún puro corazón.

Poema VII

"Mis Realidades"

Puede que, a veces me comporte como una cría,
Y tú, digas que no sea, lo que ser creía...
Puede que, a veces me sienta en soledad
Y tú, siempre me abrazas con humildad...
Puede que a veces ría por tonterías
Y tú, puede que también contagiado rías...
Puede que, el vuelo de una mariposa capte mi atención
Y tú, no dejes de mirarme con esa emoción...

También puede, que nos amemos hasta el fin de los tiempos
Y que tras la muerte, nuestro amor siguiese siendo eterno...
También puede, que mis sentimientos sean puros
Y que, sin dudar el camino a seguir será duro...
También puede, que mis manos te den calor
Y que, tus besos calmarán mi sed de amor...

Seguro que, mi amor por ti no cambiará
Y tu amor por mi seguirá igual...
Seguro que, llegaremos juntos hasta el final
Y podremos amarnos sin piedad...
Seguro que, nací para amarte con total humildad
Y sería ideal hacerlo, hasta en la tempestad...
Seguro que, este poema te agradará
Por favor acéptalo, sin más...

Poema VI

"Nosotros; Tú y Yo"


En una noche oscura intento no llorar
por una ruptura que me hizo dejar de soñar.
Mi corazón malherido gimió por un frío desgarrador...
cuando de pronto pude sentir todo tu calor.
 
Abriste tus brazos abrigándome con tu amor
susurrándome palabras tiernas
al ritmo del corazón.
Alejándome de las tinieblas,
sumergiéndonos en nuestra razón.
 
Escapo del mundo mediante mis poemas,
presentes y vendidos aquí,
como cientos de estrellas
solo para ti.
 
Un millón de kilómetros entre nosotros
sólo es una prueba irrefutable
de nuestro amor inigualable.
Llevándome a lugares remotos
formamos un fulgor
que arde con el fuego de nuestro amor.
 
La herida en mi corazón está empezando a sanar
podría decir que este senimiento es demasiado real;
los malos ratos el tiempo los puede hacer olvidar.
 
El agua mansa que fluye de la copa a mis labios,
el lápiz descansado que es atrapado por mis dedos,
el folio virgen que es mancillado con mis palabras,
el sol de la mañana que ilumina mis miradas.
La brisa suabe que alborota mis cabellos,
la semilla que germinas con gran esmero,
la sensación de paz que crece en mi jardín secreto.
 
Tu luz logra fascinarme con facilidad
sin darme cuenta dejo atrás la soledad.
Tu voz me lleva a nuestro mundo onírico
donde vivimos un eterno momento pletórico
en el cual cuenta solo nuestra mutua felicidad.
 
Caricias en la noche fructuosa,
besos sin interrupción
formando una esencia lujuriosa
siguiendo el son de nuestra canción. 


Notas musicales nos envuelven en la letanía,
y camos formando una mutua melodía.
 
Nuestras manos entrelazadas,
nuestras miradas relajadas,
nuestras respiraciones entrecortadas,
nuestros labios rozándose,
nuestros suspiros alzándose,
nuestros cuerpos amándose...
 
Yo, el agua clara que calma tu furia.
Tú, el fuego ardiente que enciende mi corazón.
Yo, la tierra quieta llena de penuria.
Tú, el viento que busca mis labios juguetón.
Juntos, la oscuridad que cubre el inmenso cielo.
Juntos, la luz que ilumina un único sendero.

Poema V

"Or Mutual Love"


En una noche oscura intento no llorar
por una ruptura que me hizo dejar de soñar.
Mi corazón malherido gimió por un frío desgarrador...
cuando de pronto pude sentir todo tu calor.

 
Abriste tus brazos abrigándome con tu amor
susurrándome palabras tiernas
al ritmo del corazón.
Alejándome de las tinieblas,
sumergiéndome en el son de esta canción.

 
Escapo del mundo mediante mis poemas,
presentes y vendidos aquí,
como cientos de estrellas
solo para ti.

Un millón de kilómetros entre nosotros
sólo es una prueba irrefutable
de nuestro amor inigualable.
Llevándome a lugares remotos
formamos un fulgor
que arde con el fuego de nuestro amor.


La herida en mi corazón está empezando a sanar
podría decir que este sentimiento es demasiado real;
los malos ratos el tiempo los puede hacer olvidar.

 
Tu luz logra fascinarme con facilidad
sin darme cuenta dejo atrás la soledad.
Tu voz me lleva a nuestro mundo onírico
donde vivimos un eterno momento pletórico
en el cual cuenta solo nuestra mutua felicidad.