Poema VIII

"Obsesión"

Escuchar el monólogo sin descanso de ultima hora.
Mirar a la pizarra, y en realidad no ver nada.

Profundizar en ella, mientras la voz de tal explicación,
sin sentido para ti,
se pierde en las callejuelas laberínticas de tu mente.
Desear perderse entre ellas, una y mil veces, pues en tales, está él...

Imaginar infinitas situaciones y encuentros:


Caricias...
Besos...
Abrazos...
Movimientos...
Diálogos...
Risas...
Cosquillas...
Desacuerdos...
Intimidación...
Miradas...
Aprobación...

De repente, sientes como la temperatura de tu cuerpo sube lentamente.

Tus piernas tiemblan...
Tu corazón se acelera...
Tus dedos repiquetean nerviosamente en la mesa...
tu cabeza empieza a dar vueltas...
Tus ojos se mueven de un lado a otro...
tu mente se dispersa...
Por el rabillo del ojo lo crees ver a tu lado...
Hueles su fragancia cerca de ti, cierras los ojos un momento.
Crees que está abrazándote con tal fuerza,
que casi puede asfixiarte;
pero, ¿y qué?
¡Oh! Dulce muerte en sus brazos...
¡Oh! Dulce muerte en su pecho...
¡Oh! Dulce muerte en sus labios...
¡Oh! Dulce muerte en su lecho...

Abres los ojos y ya no ves otra cosa en la pizarra...
que no sea a él: Obsesión...
Una verdadera obsesión,
que está clavada profundamente
en tu aún puro corazón.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Hi, hi, Dreamer! Antes de que cierres esto, ¿no quieres dejarme tu opinión al respecto? Comentar una entrada te llevará pocos minutos y con tu contribución conseguirás no solo que mi humilde hogar crezca… ¡sino que también me alegrarás el día!

Te pido respeto y, por favor, ahórrate dejar cualquier link o publicidad. Si quieres más información sobre este aspecto, clica aquí para saber acerca de la política de este Blog.