21 de Abril

"One More Year"


- Sólo falta un día... – Decía él con entusiasmo.
- Sí, un día para ser más vieja. – Le contestaba desanimada.
Esto era un fragmento de una conversación, justamente de ayer. Hasta el momento sólo me han felicitado dos personas: la primera mi nene, Chris a las ocho menos cuarto de la mañana aproximadamente y la segunda persona, mi compañera de estudios, Rocío. No necesito ninguna felicitación más para ser feliz; el resto son innecesarias. Y aunque mis padres ni siquiera sepan que día es hoy, tampoco es que me importe demasiado que no me feliciten. Soy feliz de que la persona a la que más quiero sí se haya acordado de mi día, que hoy me he enterado que es el mismo día de la supuesta fundación de Roma.
Pero lo importante es que hoy, es mi decimonoveno cumpleaños.

Bien, a continuación, esto va para ti, lobito mío:

Muchas gracias por ser mi novio, por estar a mi lado en lo bueno y en lo malo, por ser como eres sin importarte lo que opinen los demás de ti, por decir que tus ojos ven en mi la perfección absoluta. Te doy gracias por mirarme con tus cariñosos ojos, por darme esas caricias que me hacen estremecer, por hacerme sentir como nunca me había sentido al estar con un hombre. Muchas gracias amor mío, por hacerme sentir plena y llena de vida. Sin importarte sacar algo en tu propio beneficio cuando me dices lo linda que soy, gracias por todo y te pido que nunca sueltes mi temblorosa mano. Te amo y siempre te amaré, mi vida.

Y ahora, una última felicitación y es para mí misma:

¡Felicidades Tiphi! A pesar de todas las desgracias y sucesos que te han estado ocurriendo desde semana santa, te has mantenido aún en el buen caudal del río, gracias a ese apoyo tan importante. No dudes nunca de ti misma, ¡sé como quieres ser! Y no te dejes influir por comentarios hirientes de terceras personas sin importancia.


¡Hasta Otro Día!

Poema XIII

"Muchacha Denigrante"

Hoy, bajo la luna creciente, te he dicho que te amaba.
Hoy, bajo el cielo estrellado, te he entregado mis palabras.
Todo lo que puedo darte son rosas de tinta y diamantes de papel;
por eso, dejo que te vayas con ella.

Pronto te marcharás con tu princesa, a una lejana ciudad, donde vivirás en un palacio
y tendrás la libertad que siempre habías deseado.

Mas... no encontrarás el amor.
 Si bien sé que intentas negarlo, sus palabras no te llenan.
Sé que dentro de ti, late algo que ella no tiene, y que siento que es para mí.

Pero no es este el momento, ni el lugar.
No es esta la vida, ni el estar.
Y aunque muchos años deba esperar,
no olvidaré este amar.


Así, no vayas con el viento ululante,
no vayas dejando atrás este corazón amante,
no vayas y olvides, mi sol naciente,
que te amó esta muchacha denigrante.


Tu destino es un techo de oro;
el mío la noche estrellada.
Tu lecho será fino alabastro;
el mío barro y tierra.


Aun así, espero que no puedas olvidar
que existe y puedes conocer el amar.
Y que por gozo, locura y bienestarm
te quieras arriesgar...


Espero que algún día, querido dueño de este corazón,
reconozcas en el viento mi crepuscular susurro,
y veas que mi alma solo es parte de este mundo
para poder encontrarte, y que seas su estrella.


Así, no vayas con el viento ululante,
no vayas dejando atrás este corazón amante,
no vayas y olvides, mi sol naciente,
que te amó esta muchacha denigrante.

Yo, por mi parte, buscaré gloria,
y todo un reino que entregarte,
para que nada te falte
y no podamos olvidar esta historia.


Así, no vayas con el viento ululante,
no vayas dejando atrás este corazón amante,
no vayas y olvides, mi sol naciente,
que te amó esta muchacha denigrante.