Poema XIX

"Añoranza"

Y sentir tu piel contra mi piel,
Tus labios apresar los míos y dejarme sin aliento alguno en mi boca,
Mano contra mano, tú eres mi deseo inconfundible;
Mi tesoro más preciado,
Mi único redentor hacia el buen camino.
Ven conmigo, pues te deseo aquí,
Ven conmigo, pese a no saber donde ir.
Ven conmigo, y háblame tan solo
Descubriendo el pecado placentero que resulta poder escucharte,
Susurrar a mi oído,
Mascullar palabras de amor detrás, en mi espalda…
Oh, cuanto te añoro…

0 comentarios:

Publicar un comentario

Hi, hi, Dreamer! Antes de que cierres esto, ¿no quieres dejarme tu opinión al respecto? Comentar una entrada te llevará pocos minutos y con tu contribución conseguirás no solo que mi humilde hogar crezca… ¡sino que también me alegrarás el día!

Te pido respeto y, por favor, ahórrate dejar cualquier link o publicidad. Si quieres más información sobre este aspecto, clica aquí para saber acerca de la política de este Blog.