Broken Sword

La leyenda de los templarios


Fecha de Salida: Noviembre, 1996

Desarrollador: Revolution Software & Virgin interactive

Plataformas: PlayStation / Windows / GameBoy Advance / Nintendo DS

Género: Aventura Gráfica

¡Buenas a todos, soñadores!


En esta entrada, la primera oficial de la nueva categoría «¿Jugamos?», os traigo algo de información sobre un juego que descubrí siendo muy niña. Para entrar en calor, os dejo el tráiler del mismo para que, los que no sepáis de él, vayáis intuyendo de qué trata esta magnífica obra de arte:



Como hemos visto, la introducción casi pretende emular la estética de un comic o serie animada de los ochenta, muy propia de los videojuegos de estilo “apuntar y clicar” de la época. A pesar de ser en 2D sin gozar de la tecnología punta de los videojuegos de hoy en día y que casi rozan lo realista, por el detallismo del escenario y los personajes, para el año en el que fue estrenado resultó toda una innovación. Con esto no digo que “The Broken Sword” sea la saga precursora de semejante sistema de juego… ¡ni por asomo! Antes de ésta deberíamos echar un vistazo a juegos como "Theme Park", un juego de simulación en el que éramos los regentes de un parque de atracciones, o el famosísimo por excelencia, "Monkey Island"


Pero dejando eso a un lado para posibles futuras entregas de esta sección, diré que "The Broken Sword" sí que ganó cierta importancia a pesar de que la técnica llevada a la consola fue algo lenta. ¿Qué por qué?  Porque no era lo mismo mover el cursor para clicar y señalar con los botones de un mando de playstation convencional que con el simple movimiento de un ratón de ordenador. Ni siquiera existían los, ahora tan comunes joystick analógicos, que facilitan bastante las tareas de interacción o inspección del entorno. Aún así,  eso no frenó el empuje argumental de la primera entrega de esta mítica saga y, de hecho, el que haya sido remasterizada y destinada a otro tipo de plataformas ya dice mucho de sí misma. 

Por mi parte, aunque jugué siendo aquella niña que todos los viernes corría a su videoclub más cercano para alquilarlo, con las nuevas entregas y packs recopilatorios he podido hacerme con una versión extendida del juego: "Broken Sword, remake; el montaje del director". Entre otros añadidos, lo que diferencia a este de su original, es el suavizado y mejora gráfica, más cercana a la estética de un cómic, y a la media hora extra en la que podemos manejar al segundo personaje protagonista. 

Sinopsis:


Tal y como dice en el video anterior, todo empieza en París; pero mucho antes que esa escena. Una intrépida reportera, Nico Collard, es llamada por un importante político que decía saber algo del caso que ésta estaba investigando. Alguien disfrazado estaba asesinando a personas de gran envergadura, a nivel mediático: políticos, funcionarios, ministros…, gente importante y repartida por todo el mundo. No obstante, antes de que le llegase a revelar nada, un mimo se adentró en el despacho del hombre y le disparó a sangre fría, dejando inconsciente a la chica antes de que ésta pudiera hacer nada para evitar la muerte de quien le hubiera revelado bastantes dudas al respecto. 

Como buena reportera, Collard se preocupó en hacer su trabajo, dándose cuenta de que había llegado a algo mucho más grande que una serie de simples crímenes bien organizados. Sin embargo, a pesar de tener en sus manos el mayor artículo de su vida y ya pensando en ganar el premio pulitzer, su editor la baja de las nubes y le insiste en dejar de investigar: el asunto se tornaba cada vez más interesante. Pero si el periódico para quien trabajaba no iba a publicar su noticia por las razones que quiso guardarse su editor, ¿realmente podía ir a otros para probar suerte? Las personas asesinadas tenían sus contactos y, según parecía, no iban a permitir semejante difamación de los hechos. Sin salida, y casi derrotada, recibió una curiosa llamada que le hizo cambiar de idea. Un hombre sabía de lo ocurrido, y también que ella estaba investigando a fondo ese mismo caso, por lo que la citó en un café, diciéndole tan solo que llevaría una gabardina, un sombrero y un maletín para que pudiera identificarle, y que respondía al nombre de "Plantard".

Con todo esto, pasamos al que sería nuestro personaje protagonista: George Stobbart, un turista americano que se ve envuelto en una explosión en ese mismo café, donde Collard había sido citada. El sospechoso que provocó la explosión, y que se cobró la vida del informador de la periodista, no era otro que un hombre disfrazado de payaso: el mismo perfil que se ha mostrado en los anteriores asesinatos. Otra persona en su lugar se marcharía a casa y dejaría el asunto en manos de las autoridades; sin embargo, la ineptitud de la policía francesa impulsa a George a investigar por su cuenta, conociendo entonces a la joven Nico y decidiendo colaborar con ella. Qué mejor forma que pasar tus vacaciones internándote en la investigación sobre unos interesante asesinatos, ¿no?

De esta forma, nuestros personajes se mueven por los diferentes escenarios en pos de hallar lo que, al parecer, no es otra cosa que una conspiración con un oscuro fondo relacionado con los Caballeros Templarios.

Opinión Personal:

Desde la primera escena se pone a prueba el ingenio y la curiosidad del jugador: tener que investigarlo todo, fusionar objetos entre sí para darles mayor uso, probar diferentes opciones en las conversaciones para obtener información de lo ocurrido…, no es un juego de acción, sino de hilar ideas y completar puzles con el fin de avanzar en la trama. E incluso se llega a plantear el hecho de que podamos morir, en momentos determinados, si no actuamos con rapidez o con el respectivo cuidado. 


El diseño de personajes y el intento de fluidez de movimiento, para la época, está más que conseguido. Los escenarios, todos ellos, fueron diseñados a manos y luego siguieron técnicas de animación para poder mover a los personajes y a los objetos con los que interactúan por separado, en una innovación característica que, para entonces, era toda una proeza llevada a la práctica de los videojuegos. Y el tour express que los protagonistas hacen, tanto por Europa como por Oriente Próximo, presenta espacios afines y bien caracterizados que, verdaderamente, podríamos encontrar de viajar a ellos en la realidad. 

La música que acompaña los diferentes altibajos, de los momentos más críticos, también nos introduce a cada escenario para hacerlo más real y, si contamos con la increíble variedad de sonidos ambientales, hacen de esa tarea algo sencillo y constante que nos sumerge cada vez más en esta fantástica, aunque corta, aventura. 

Y, llegando al final de mi argumentación, como guinda me queda resaltar la comicidad que George hace gala en situaciones comprometidas o extremas, tan solo para calmar las cosas y hacer la historia más llevadera con sus comentarios o gestos. Como por ejemplo cuando llega la policía al lugar de la explosión y le apuntan con la pistola a la orden de:
- ¡Quieto! ¡Quédate dónde estás!

A lo que nuestro protagonista responde, alzando las manos:
- ¡No dispare! Soy inocente. Soy americano.

Y el policía, tal si le hubiera contado un chiste y sin fiarse, comenta:
- No te decides, ¿eh?

Situaciones del estilo se repiten en diversas conversaciones a lo largo de la aventura y si no es en una, siempre puedes sonreír a incluso carcajearte con un par de las respuestas ingeniosas de cada persona que abordas con preguntas u objetos, tan solo para que especulen el que necesites ayuda clínica o para que te sigan la corriente. 

En definitiva, "Broken Sword: la Leyenda de los Templarios", posee una historia entretenida, llena de misterios y puzles que resolver, así como un increíble equilibrio entre música, gráficos y argumento que no dejarían indiferente a los “gamers” que, ante todo, buscan un buen título al que abordar durante unas noches porque, como contrarresto, se trata de una saga entretenida, pero algo corta. 

Despidiéndome, os dejo el video introductorio con un pequeño ejemplo de jugabilidad:

¡Cambio y corto, hasta el siguiente lunes!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Hi, hi, Dreamer! Antes de que cierres esto, ¿no quieres dejarme tu opinión al respecto? Comentar una entrada te llevará pocos minutos y con tu contribución conseguirás no solo que mi humilde hogar crezca… ¡sino que también me alegrarás el día!

Te pido respeto y, por favor, ahórrate dejar cualquier link o publicidad. Si quieres más información sobre este aspecto, clica aquí para saber acerca de la política de este Blog.