Klonoa

Door To Phantomile


Fecha de Salida: Diciembre, 1997

Desarrollador: Namco (PlayStation) / Paon (Wii)

Plataforma: PlayStation / Wii

Género: Plataforma



¡Buenas a todos, soñadores!

Esta semana he desempolvado mi vieja consola y he recordado uno de los primeros juegos que alquilé, siendo niña. Desgraciadamente no dispongo de la versión original con la que jugar, puesto que el juego se descatalogó a pesar de las muy buenas críticas que recibió. Años después y con la novedosa capacidad de internet para compartir material de todo tipo, logré dar con un emulador y con este maravilloso juego.
Aquí os traigo su introducción:


Puede que no parezca gran cosa, y que solo se aprecien los polígonos mal enlazados entre sí de forma que se vea el esqueleto del mismo, sabiéndose donde se inicia y donde termina cada uno; pero por delante de todos los demás "juegos de plataforma" actuales, para mí siempre estará Klonoa, con sus más y sus menos. Siendo de tinte infantil por el colorido y el diseño de personajes, casi cercano a una animación de serie televisiva, Klonoa se ha ganado la indiferencia de muchos jugadores, aún a día de hoy. Éstos, que tuvieron un concepto equivocado de este maravilloso juego, lo atribuyeron a que estaba destinado a un público pueril; pero, fue ese mismo pensamiento lo que hizo que la otra parte de jugadores que sí le dieron una oportunidad, (yo incluida), se fijaran en él y lo catapultaran a la fama. La propia historia, en sí, va ligada a ese tipo ambientación que los diseñadores han querido volcar en este videojuego. Casi como si de un cuento se tratara, el mundo de fantasía que nos plantea es bien parecido a los de las películas de "Don Bluth" o "Walt Disney".
"Disfrazado de su Señor"

Para el año en el que salió, Klonoa marcó un importante paso en la historia de los videojuegos de esta clase de género, pues no se podía catalogar ni en el campo del 2D ni en el de 3D, sino que era una mezcla entre ambos: Klonoa se hallaba en un punto "intermedio". A pesar de tener que utilizar los botones de izquierda y derecha, para avanzar y retroceder en los escenarios, se incluyó la posibilidad de poder mirar hacia el fondo de éste para interactuar con el mismo: un método que en otros juegos de plataforma se cobraría su peso.

Aunque pudo haber dado mucho más de sí, es un videojuego muy sencillo. Con tan solo dos botones, el de golpear y saltar, para un jugador experto en plataformas no supondrá ninguna clase de desafío, sino más bien algo con lo que hacer tiempo en una tarde lluviosa. Por otro lado, y unido a lo anterior, también está el inconveniente de que la longitud de la historia es algo corta, si cuentas con las ganas y la experiencia suficiente de otros juegos de plataformas. Sin embargo, lo que sí podría resultar un buen aliciente para llegar al final del mismo es hacerlo al 100%, recuperando todos los cristales de cada uno de los cinco reinos que componen el mundo.

Sinopsis:


Esta historia se desarrolla en Phantomile, el mundo ficticio desde donde surgen los sueños y que, según una vieja leyenda, es un lugar que se nutre de ellos para seguir existiendo. De ese modo, se toma en conciencia la explicación al por qué no los recordamos al despertar con total exactitud: porque éstos van directamente a Phantomile. Este gran mundo, está compuesto por cinco reinos: Breezegale, la aldea del viento; Jugpot, el Reino del Agua; Forlick, la Aldea del Árbol; Coronia, el Templo del Sol y, por último, Cress, el Reino de la Luna.

Como protagonista tenemos a dos seres extraños: Klonoa, una especie de gato con orejas largas, que le dotan de la capacidad de volar por un corto periodo de tiempo, y actitud inocente, cuyo papel es el del héroe y su inseparable amigo, Huepow, un espíritu alegre que emerge de un anillo mágico, tal y como sucede en el anterior video. En éste, se desarrolla el recuerdo de cuando se conocieron, de una forma emotiva e inocente; pero algo interrumpe la paz y plenitud del momento: un objeto enorme cae contra unas montañas cercanas y una ola de oscuridad cubre el cielo, despertando a nuestro protagonista. 
Un buen día, un objeto extraño cae en las montañas que rodean a la Aldea del Viento, hogar de Klonoa, cumpliéndose esa parte del sueño, por lo que ambos amigos deciden investigar al respecto. Al salir de casa, se topan con unas misteriosas criaturas, redondas y rojas, llamadas "Moos", que llegan desde la cima de la montaña, junto con otras a las que tendrán que hacer frente para llegar a su destino. Más una vez allí, Klonoa y Huepow descubren que lo que ha caído parece ser una aeronave en la que viajaba un espíritu maligno, llamado Ghadius. Junto con su secuaz, un payaso llamado Joka, planean extender una serie de monstruos que generen pesadillas y oscuridad, con el fin de desestabilidad la paz de Phantomile. Para ello deciden secuestrar a la sacerdotisa Diva Lephise, tan solo para evitar que su canto haga renacer al mundo marchito que Ghadius va a crear.

De este modo, Klonoa debe visitar cada uno de los reinos para liberarlos de la opresión de las pesadillas, rescatar a la Diva y acabar con la tiranía de Ghadius.


Opinión Personal:

Aún teniendo muy buenos recuerdos de este videojuego, la diferencia de edad desde que jugué por vez primera es demasiado grande en comparación con el ahora, por lo que seré lo más objetiva posible.

De niña veía a Klonoa con ilusión y como un desafío más que afrontar dentro del mundo de los videojuegos. Solo sabía que habían secuestrado a la Diva y que tenía que rescatarla; pero no veía más allá de lo que el juego, en sí, busca transmitir. Detalles de la historia de trasfondo, el misterio de los sueños y las pesadillas, así como la carga emotiva que conlleva el familiarizarse con los personajes, hasta el punto de cogerles cierto cariño, pasaban tan desapercibidos para mí que, al jugarlo de nuevo,  me he ido dando cuenta de los nexos tan increíblemente sutiles que tuvieron en cuenta para hilar esta maravillosa historia.

La simple jugabilidad, a pesar de tener su parte negativa para los más experimentados, ofrece cierto marco para aquellos que no lo son tanto. “Klonoa, Door of Phantomile” es un buen juego para iniciarse en el mundo de las plataformas sino concibes la idea de jugar a los clásicos: Super Mario Bros, Ghosts'n Goblins o a los “Prince of Persia", ya sea por la línea minimalista de su recreación o por la historia, propia de los juegos de aventura y plataforma iniciales. A pesar de no tener una amplia gama de enemigos, y a tener una historia bastante corta, llegar hasta el final del juego vale la pena, pues se suceden una clase de acontecimientos que te llegan al alma.

Bajo esos gráficos de pacotilla, siempre teniendo en comparación los actuales, y tras las cuidadas secuencias de "FMV", se constata el hecho de que en tanto juegas parece que estés visualizando una película o segmentos de una. Desde el pequeño protagonista que llevas, hasta los fondos de escenario que coexisten, de manera natural, con la ambientación y el argumento, puede apreciarse un trabajo pulido, con numerosos detalles que hoy día no se perciben en los videojuegos actuales, y de una calidad que roza el sobresaliente.


Algo a destacar, también, es el amplio repertorio de música para cada uno de los escenarios y situaciones. De la mano de Eriko Imura, continuando con el aire infantil, las melodías alegres y dicharacheras me trasladaron la idea de los “Super Marios Bros”: dinámicas y con gancho, fáciles de tararear, para nada pesadas y siempre en constante evolución. No todos los lugares presentan ese movimiento de marcha que te incita a continuar en tu aventura, pues en los enfrentamientos contra algunos de los enemigos el ambiente se tensa. Siendo capaz de crear efectos inquietantes, aun así, no deja que el miedo o el posible temor se abran paso: al fin y al cabo, sigue siendo un juego que los niños deben poder disfrutar.

Un detalle curioso y que hay que destacar también, es la jerga de los personajes. En el remake destinado a Wii ese detalle se pierde; pero en el original de PSX todos los personajes poseen efectos en las voces que se compaginan con su apariencia: un ejemplo, es el tono agudo y aniñado de Klonoa, cuyo físico es similar al de un gato y que, de tanto en tanto, sus palabras se vuelven parecidas a un maullido. De ese modo, a pesar de que hablen en inglés o japonés, el efecto sonoro se aprecia tanto para un perro, como para un delfín, etc.

Otro aspecto que llamó mi atención fue ver la insignia de "Pac-man", mascota de Namco, en el lateral de la gorra que lleva Klonoa, como guiño al primero de los juegos de la compañía que fue número uno en ventas.

Por último tengo que añadir que, a pesar de ser un videojuego exclusivamente destinado a un público joven, con excepciones en los adultos que se han llegado a conmover con él, mensajes tales como la importancia de la amistad, el creer en uno mismo y ayudar a quien esté en apuros, vuelcan esa moral sobre el jugador. Aún con ese tipo de mensajes de trasfondo, no es un videojuego empalagoso o que llegue a cansar por la consecuencia repetitiva de los mismos sino que, como en toda buena historia, es algo inherente en las actitudes del grupo de héroes.

Por mi parte, nada más que añadir…,  salvo que por mucho que pasen los años, esta pequeña joya seguirá conmigo, ya que solo por la historia, vale la pena jugarla.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Hi, hi, Dreamer! Antes de que cierres esto, ¿no quieres dejarme tu opinión al respecto? Comentar una entrada te llevará pocos minutos y con tu contribución conseguirás no solo que mi humilde hogar crezca… ¡sino que también me alegrarás el día!

Te pido respeto y, por favor, ahórrate dejar cualquier link o publicidad. Si quieres más información sobre este aspecto, clica aquí para saber acerca de la política de este Blog.