Jueves de Ciudad

Ciudades de Utopía


 
Me muevo un poco y casi despierto, llevada por el ajetreo de las aves al otro lado de la ventana. Sus cantos interpretaban un irrisorio natural, yendo y viniendo en mis oídos, hasta que al abrir los ojos deseé…, y con aquel deseo experimenté mi viaje: un viaje de la mente, uno del espíritu. Mi Utopía estaba alejada de La República que dictaminó el gran Platón, o de la  enfática e idealista de Tomás Moro, pues en éstas el pragmatismo humano imperaba sobre las necesidades de sus habitantes y de los mismos autores. No, mi Utopía era un lugar, sin ser lugar; una ciudad, sin ser interpretada como tal…: mi Utopía constituía toda Frontera que no conocía límites.

Inspirada por el arduo deseo que me impulsa a conocerla, a cada paso que doy respiro el aire puro. Desconozco si eso es de montaña, corriente de océanos o, simplemente, la brisa que trae consigo una noche estrellada y tranquila. Tan solo me regocijo en la claridad de mente que me otorga, en el alegre estremecimiento que me invade, repentinamente, y en el sosiego que consigue mantener en mi fuero interno. Pero no todo es viento aquí. Llevada por mis sentidos también capto el correr del agua mansa, el chapoteo de las gotas al caer una tras otras y el fuerte y constante torrente de una inmensa cascada, que tanto arrastra como nutre tierra y roca por igual. No existe frío, ni tampoco se percibe su ausencia, pues el equilibrio de una misma y única entidad lo mantiene todo unido, en perfecta convivencia con el mundo que la vio nacer. 




Mi Utopía hecha ciudad, sin serlo, alberga la paz en un movimiento constante de toda su estructura, pues ¿para qué limitarse a un único y aburrido asentamiento, si toda ella misma era capaz de dirigirse hacia donde sus habitantes desearan? ¿Por qué conformarse con unas extensas llanuras boscosas, cuando podrías albergar las maravillosas vistas del atardecer en el océano? Tecnología y Magia unidas bajo un mismo estandarte guían los entresijos de esa sociedad utópica, pues ¿qué no habría posible para ella? ¿Acaso lo lógico debía imperar por encima de lo demás? No. La expansión sin límites, y de forma moderada, haría imposible que semejantes pensamientos anidasen en las complejas y perfeccionadas mentes de esta avanzada sociedad. Sociedad donde no se conocería el significado del orgullo, el descrédito, la envidia, el desprecio o la superioridad, restando semejantes atributos como claros ejemplos de un pasado maltrecho, que llevó al antiguo mundo al declive social y cultural.  Al contrario de lo que los más escépticos esperarían encontrar, los habitantes de tal ilustrísima ciudad avanzarían unidos y en perfecta armonía, como padres, hijos y hermanos.



Adentráos en otras ciudades utópicas, 
de la mano de Gustavo.

11 comentarios:

  1. ES LA CIUDAD DE LA ESENCIA, PERO DE LA ESENCIA ASENTADA EN UN NO LUGAR. PUES LA CAPCIDAD DE LA IMAGINACIÓN AENTADA EN NUESTRA MENTE ES FUERTE, ES INMENSAMENTE FUERTE...ME GUSTA ESE PODER ORA OBASERVAR ESTO ORA SENTIR AQUELLO, SÍ SEÑORA, ME GUSTA.
    MEDIO BESO.

    ResponderEliminar
  2. El último párrafos redondo, cita el por qué acabó ese pasado maltrecho del que después de tocar fondo resurge esa ciudad utópica que tú nos describes.

    ResponderEliminar
  3. Música y la ilusión de alcanzar esa forma de vida...
    Intenso.
    Bs

    ResponderEliminar
  4. tu Utopía me suena a paraíso, a un estado del alma en donde la superación espiritual nos acerca a lo Absoluto en su manifestación más pura...
    Me gustó!
    =)

    Saludos jueveros.

    ResponderEliminar
  5. Es una ciudad preciosa, donde nos desplazásemos donde quisiéramos nada más desearlo. Magia y deseo en uno mismo, como dice la compañera, el paraiso, ¡quién lo pillara!
    Muy bonito
    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Avanzar y en armonía, mejor nos iría si pudiéramos unir esos conceptos. Muy lindo. Besote

    ResponderEliminar
  7. ¡Gracias a todos por vuestros comentarios! La verdad es que he estado leyendo el resto de ciudades utópicas y quería darle otro aire distinto: un enfoque diferente. ^-^

    ResponderEliminar
  8. La he visto y... especialmente la he oído. Esa ciudad tan magníficamente descrita, tan utópicamente cercana, tan envidiáblemente soñada.
    Bienvenida a los jueves de relatores utópicos.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Una ciudad que me suena al paraíso, al mundo ideal que todos soñamos bastante y que ojalá se haga realidad alguna vez.
    Un gusto leerte, bienvenida a los jueves.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Una ciudad que se mueve y gravita, pues es cierto que todo se mueve y nada permanece quieto, viajera ciudad en equilibrio, sosiego entre las gentes, las desconocidas y las de siempre, el viaje al lugar de la ciudad utópica a la medida grata me interesa. Con retraso, pues estuve fuera, te doy mi más cariñosa bienvenida a los jueves, besito.

    ResponderEliminar
  11. Nuevamente conjugas letra y música y ambas me gustan. Ese mundo, esa ciudad utópica parece uno de los grandes descubrimientos a realizar en la vida, y está tan cerca ...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Hi, hi, Dreamer! Antes de que cierres esto, ¿no quieres dejarme tu opinión al respecto? Comentar una entrada te llevará pocos minutos y con tu contribución conseguirás no solo que mi humilde hogar crezca… ¡sino que también me alegrarás el día!

Te pido respeto y, por favor, ahórrate dejar cualquier link o publicidad. Si quieres más información sobre este aspecto, clica aquí para saber acerca de la política de este Blog.