Yo Confieso... #1

Yo Confieso…, que he estado mucho tiempo sin actualizar «The Dream To Yggdrasil».



Y con esta primera premisa, abro la nueva categoría del blog que, tras tantos meses, me he decidido a hacer pública.

Entre unas cosas y otras, me he pasado replanteando muchas cosas y aspectos de mi vida: unas más importantes y otras no tanto, a decir verdad. A su vez, he atravesado por un momento algo crudo, en el aspecto personal, y me estaba surgiendo dudas frente a todo lo que hacía y lo que no. De hecho, un punto a tener en cuenta ha sido mi abandono del foro Soul Redemption, comunidad en el que me divertía muchísimo y que, de hecho, hice el amago de promocionar por este canal, mi blog personal; pero terminé cansándome ante la poca y nula acogida que tenía y el trabajo que suponía la maquetación de entradas e imágenes.

Al margen de las razones que me llevaron a abandonar aquel dominio de foroactivo, me alegró saber que pude llevarme lo mejorcito de la huerta conmigo, para seguir escribiendo, conspirando y compartiendo impresiones diversas, aunque ya no estuviéramos en ese foro:  (Seth y Alma, si leéis esto, I love you <3).

Pero no solo he descuidado este espacio por el hecho de que Soul Redemption me tuviera algo absorbida con tramas globales y entre personajes, así como discrepancias con la administración, sino también porque había descuidado aspectos de mi vida que eran pilares clave para mi equilibrio emocional. Me cuestionaba la importancia de muchos aspectos en mi día a día, y llegaba a levantarme hastiada de todo, sin ganas para cumplir ninguna de las actividades que tenía planteadas realizar…, y entonces, al encontrarme frente a la hoja de papel y no ocurrírseme nada, ya empecé a asustarme: esa no era yo.

Una vez esos pilares se tambalearon, hasta casi desplomarse por completo encima de mí, me tomé un tiempo para meditar y contemplar mis opciones, aparcando dudas y solventando otras tantas, hasta que tomé las elecciones  que me llevarían a mi propia felicidad porque, ¿qué es la vida sino la búsqueda de ésta misma? Los problemas ya vendrán solos, sin ser invitados; pero es por medio de nuestras opciones el que podamos decidir tomar o no esos pequeños senderos, que nos arranquen una sonrisa furtiva en nuestros rostros.

Ahora que todo se ha normalizado en mi vida, he recuperado esa ilusión por crear y compartir mis escritos. En toda mi ausencia no es que no haya escrito nada, de hecho tengo un par de papeles llenos que verán la luz por aquí en cuanto me ponga a ello, solo que no he encontrado el momento para nada de todo ello. Aunque me toca volver a la rutina, tendré que hacer un esfuerzo si quiero que el blog siga adelante, ya no por mi efímero grupo de seguidores (que sé que no me meterán prisa ni reclamarán nada de mí), sino porque quiero autosuperarme y llevar este proyecto a buen puerto.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Hi, hi, Dreamer! Antes de que cierres esto, ¿no quieres dejarme tu opinión al respecto? Comentar una entrada te llevará pocos minutos y con tu contribución conseguirás no solo que mi humilde hogar crezca… ¡sino que también me alegrarás el día!

Te pido respeto y, por favor, ahórrate dejar cualquier link o publicidad. Si quieres más información sobre este aspecto, clica aquí para saber acerca de la política de este Blog.