Yo Confieso…#4

Yo confieso…, que me encanta comer.

[Escena extraida de la película
"El castillo ambulante"]


Algunos me diréis: “Ey, Mey, eso es necesario.”

Hombre, soy consciente de ello; pero es que yo adoro comer hasta sentir que voy a reventar. Y sí, sé que es malo y nada conveniente, que solo hay que ingerir lo preciso para evitar morir de inanición o malestares físicos; sin embargo, ¿qué le voy a hacer? Soy una golosa, y lo peor de todo es que cuando quiero parar ya es demasiado tarde: la pesadez se instaura en mi pequeño estómago, mientras las proteínas y minerales se van esparciendo por mi cuerpo, para luego dejar que la grasa y los excedentes se aposenten en zonas nada ventajosas de ser mostradas.


Por suerte no todo lo que como son alimentos grasientos, demasiado dulces o con un alto porcentaje de colesterol, sino que procuro nivelar mis caprichos echando mano del autocontrol y del ejercicio físico, porque una tiene que cuidarse y desde siempre se ha sabido que los abusos en cualquier área no suelen aportar propiedades saludables.

[Fresas]

Aún a día de hoy, confieso que ciertos alimentos no me agradan, a pesar de saber sobre las buenas aptitudes que puedan aportarme, y éstos alimentos pertenecen a las familias del pescado y la fruta, que muy raramente ingiero de buena gana. El pescado por las muchas espinas que pueda tener y, a veces, por el insípido sabor que posee; y la fruta porque muy poca me agrada, porque no me proporciona un deseo caprichoso de ingerirla o porque las que realmente me gustan, las fresas por ejemplo, son muy caras en el mercado y me da reparo pedir a mis padres que las compren sólo por mí.


En cambio, puedo asegurar que los alimentos sacados de la harina, como la pasta o el pan; la verdura, las legumbres, la carne y los dulces son lo que priman en mi vida alimenticia.

[Pimientos con Ternera]
Y mientras había niños que en sus casas detestaban las lentejas o los garbanzos, yo nunca presenté esa dificultad a la hora de comer,  salvo por la verdura, que la acabé aborreciendo debido a que apenas supieron cómo presentármela para que le cogiera el gusto; sin embargo, hace seis años probé el pimiento verde acompañado de ternera, en un restaurante japonés, y realmente me encantó cómo quedó con la salsa de la carne.

Luego, mi perdición son los dulces porque, veamos, ¿a quién no le gusta el chocolate, las golosinas, el helado, el turrón o las tartas? ¡Quien no disfrute de estos placeres no debería siquiera tener papilas gustativas, porque el sabor dulce es, a criterio personal, el paraíso en la tierra! Puedo tolerar que a algunos les agrade más lo salado que lo dulce, o que por cuestiones de salud haya personas que no puedan permitirse el probar estas delicias; pero ¿qué me venga alguien diciendo que detesta el sabor dulce? Oh, amigo…, inmediatamente lo acribillo con una mirada sesgada y una cuestión inminente:

“¿Realmente estás vivo?”

Porque decirle por voluntad propia que no a algo tan sumamente exquisito (y positivo para la salud, tanto física como mental) no entra dentro del comportamiento natural e instintivo del ser humano.

Sin embargo, y ya dejando a un lado mi falsa intolerancia hacia esas posibles personas, cuyos gustos respeto dentro de lo que cabe; pero que no comprendo,  tal y como decía una vieja amiga, “para gustos colorines” y, como todo en esta vida, influye el cómo luzcan las cosas para invitarte a probarlas, ¿no?

4 comentarios:

  1. Bébete un vaso bueno de gazpacho y comente un serranito!!!! jajajaja
    :)

    Lo de que a todo el mundo le guste el dulce (o algo inevitablemente azucarado) es normal, al parecer es como una droga para nuestro organismo. Tengo amigos que han profundizado en el tema de la nutrición por motivos de profesión y tal, y me comentan eso, ¿has intentado dejar el dulce?, haciendo un símil con por ejemplo dejar el tabaco. Jejeje
    La verdad es que es complicado…

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Pues disfruta oye! A mi últimamente todo lo que como me sienta mal >.< Y creeme, no se lo recomiendo a nadie xD

    Solo diré...

    *O* Turron de chocolate *O*

    ResponderEliminar
  3. "los excedentes se aposenten en zonas nada ventajosas de ser mostradas" mejor asi, hay de donde agarrar, yo tambien voto por la carne y las pastas aunque prefiero lo Salado {no me acribilles haaaa nooo}, es q asi no me lleno tan rapido como con los dulces, asi puedo comer más te das cuenta jeeee :), simpatico tu blog. Las fresas son una delicia. SALUDOS.

    ResponderEliminar
  4. Qué hambre >_< a mi me pasó igual con la verdura, aunque tampoco me gustaban las lentejas xD sin embargo la fruta me encanta :3
    Te nominé a un premio en mi blog, espero que te guste.
    Besos!!

    ResponderEliminar

Hi, hi, Dreamer! Antes de que cierres esto, ¿no quieres dejarme tu opinión al respecto? Comentar una entrada te llevará pocos minutos y con tu contribución conseguirás no solo que mi humilde hogar crezca… ¡sino que también me alegrarás el día!

Te pido respeto y, por favor, ahórrate dejar cualquier link o publicidad. Si quieres más información sobre este aspecto, clica aquí para saber acerca de la política de este Blog.