Yo Confieso…#5

Yo Confieso… ¡que esto es un infierno!



Desde antes de que comenzara el verano aquí, en el hemisferio norte, los meteorólogos y expertos afirmaban que no sentiríamos un caluroso, agobiante y hastiado verano como lo habíamos sentido en años anteriores. Sin embargo ahora, a esos amables señores que nos ponen al corriente de la intempestiva cualidad del tiempo atmosférico para llevarnos al límite, estar de mal humor o sufrir las graves consecuencias de no escuchar el parte antes de salir de casa, les pregunto:  
¡¿Es que 39ºC no son suficientemente altos como para no sentir el endemoniado calor que suele hacer en estos cuatro marcados meses estivales?!

Lo peor de todo fue creer esas insinuaciones: tener cierta fe en que sería un verano fresco y agradable. Y es que, esta entrada viene dada por la poca frecuencia de posteo en el blog que he tenido en esta última semana debido, precisamente, a una pesadez y cansancio derivada del calor.

Todo ello, me ha hecho sentir irritada, irascible y poco propensa al diálogo, así como el ser portadora de una cara larga y malhumorada, ¿por qué? Porque soy como un ordenador: si mi CPU se sobrecaliente, no sirvo para absolutamente nada, y eso me ofusca. En especial  cuando me había propuesto no estar agotada, no dormir siesta, no echarme ninguna cabezada y, sobretodo, aprovechar el tiempo, disfrutar y rendir lo máximo posible en estos días de verano donde, realmente, no se hace gran cosa.

Sin embargo frente a los muchos días de calor, que tenía que pasar junto al ventilador para no derretirme, hoy me he levantado con ganas y dispuesta a todo bien tempranito para desayunar, ojear las noticias, leer un par de entradas de bloglovin…, y justo cuando voy a ver el tiempo en mi localidad, no he podido hacer otra cosa que llevarme las manos a la cabeza y exclamar un llamativo y exitoso: 
¡SI!” 

¿Que por qué tanta algarabía? Muy sencillo. Después de soportar temperaturas que sobrepasan los 40ºC, en el día de hoy, y según el parte meteorológico digital, alcanzaremos una máxima de 29ºC y una mínima de 20ºC que, en resumidas cuentas, eso se define en mi ciudad y alrededores como: “Fresquito”. Algo que te da lugar a salir, disfrutar de un buen libro sin el agobio o el cansancio recurrente o, simplemente, de estar dando gracias por lo increíble de sentir esa brisa que mueve los árboles.

Después de todo, ¿qué sería de esta vida sin esas pequeñas cosas que la hacen agradable?

Y vosotros, ¿qué tal por vuestro entorno? 
¿Frío, calor, hastío, brisa...?

2 comentarios:

  1. ¡Buenas! :)

    ¡Tanto calor pasas por tu localidad! O.O Yo no paso mucho calor que digamos (aunque claro yo estoy muerta siempre según la gente que toca mi helada piel ¬¬). Leyendo esta entrada tan "calurosa" me he dado cuenta de que no he tardado nada en terminarla y eso gusta. Me quedo por aquí para seguir leyendo ^^
    ¡Ah! Te he nominado a un premio en mi blog.

    Un beso, Sakura149

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hi, Hi, Saku!

      Muchas gracias por comentar y, por supuesto, por quedarte por aquí. ¡Bienvenida seas! Y ya, respondiendo a tu pregunta, te diré que de hecho, en esta zona y por estas fechas, se ven en los telediarios a los turistas haciéndoles fotografías a los termómetros digitales cuando marcan de 40 a 48ºC. Así que, figúrate el calor que hace.

      Además, ser una sureña de sangre caliente no ayuda en estos tiempos de tan extremas temperaturas. -_-

      PD. ¡Gracias por el premio! Pronto haré una entradita especial mencionándolo, con las nominaciones pertinentes :3

      Eliminar

Hi, hi, Dreamer! Antes de que cierres esto, ¿no quieres dejarme tu opinión al respecto? Comentar una entrada te llevará pocos minutos y con tu contribución conseguirás no solo que mi humilde hogar crezca… ¡sino que también me alegrarás el día!

Te pido respeto y, por favor, ahórrate dejar cualquier link o publicidad. Si quieres más información sobre este aspecto, clica aquí para saber acerca de la política de este Blog.