Caminos Separados


La paradoja de Γ


¿Por qué lo hiciste? ¿Qué te impulsó a ello, realmente? ¿Sólo querías saber el por qué tenía esa network? ¿Te picó la curiosidad acerca de lo que estaba haciendo con mi vida, acaso? ¿O es que tus intenciones fueron otras y, al final, te echaste atrás? ¿Querías, quizá, tener un nuevo contacto tras casi cinco años sin haber cruzado una palabra conmigo?

Me pregunto muchas cosas acerca de ese vistazo de tres días que le echaste a esa cuenta para que, tras pasado ese corto periodo, decidieras hacer como si nada hubiera pasado.

¿Es que te abrumó el que no celebrara que me hubieras encontrado? ¿O fue el hecho de hacerte caso omiso lo que te llevó a entender mi indirecta?


Hemos cambiado, eso seguro, y hemos cambiado bastante más de lo que llegamos a creer; pero el pasado, junto con la coctelera de emociones y vivencias que experimentamos, no volverá jamás. Pensar en ello es perder el tiempo y, siendo franca, ¿no fue suficiente todo el que ya perdí estando contigo? 

Tú tomaste tu decisión, a sabiendas del daño que hacías: me apartaste de tu camino para seguir por tu propio pie con quien, en aquel momento, creíste que merecía más atención. Por lo tanto, por mi propio bien, terminé aceptándolo pese a que te llevaste contigo una gran parte de mi misma, y quedé bien escarmentada de aquella experiencia.

¿Qué si quiero repetirlo? Ni de coña, gracias.


Confiaba en ti. Te apoyé en los momentos más duros. Siempre estaba ahí para ti, cuando necesitaste una amiga. Aprendimos y evolucionamos al unísono… y aún con todo ello, me desechaste y cambiaste por otras personas. Quizás tú no lo veas así ahora, ya que versiones de una misma historia hay muchas; pero de ese modo es cómo me hiciste sentir en aquel entonces.

Me convertí en una persona distante, desconfiada, depresiva y…, joder, algo paranoica: una sombra que se refugiaba de todo y de todos para no seguir sufriendo más daño. No quería saber nada de amistades. ¿Para qué? ¿Para que resultaran ser como tú? Era diferente a como soy ahora, por suerte; pero ese proceso lo sufrí sola, ya que cuando necesité un amigo tú no estabas ahí, y ese resquemor aún sigue ardiendo en llamas dentro de mí, de tanto en tanto: supongo que debe tratarse del rencor, que se mantuvo guardado durante mucho tiempo, hasta crear esta malsana mezcla.

Sin embargo, ahora puedo respirar con algo más de calma…; puedo constatar que las verdaderas amistades se cuentan con los dedos de una sola mano…; puedo decir que no me importa ni me importarán en lo más mínimo tus idas y venidas; … puedo asegurar que tú fuiste veleta y que girabas en dirección del que soplara más fuerte;… puedo afirmar que yo nunca hice amago de querer competir por ti frente a los que se mostraban dominantes de tu amistad; pero sobretodo… y mucho más importante, puedo ratificar que no somos, ni volveremos a ser amigas…, aunque tampoco enemigas, o quizás sí… ¿quién sabe? No obstante, ahora sé que tan solo somos dos extrañas con recuerdos en común…, y que aunque esos recuerdos vuelvan a nuestra memoria, no habrá nada más.

Tomamos Caminos Separados; tomamos malas decisiones y ambas obramos mal en muchos sentidos. Pero es ahora cuando vivimos las consecuencias: sembramos y no recogimos más que cenizas de un huerto calcinado y es ahora cuando ya no hay marcha atrás.

No busques más, pues nada hallarás. Yo para ti solo pude haber sido una coma en tu historia, no lo sé…, por el contrario tú fuiste algo parecido a un capítulo entero, por la relevancia que te di en aquel entonces; no obstante, ¿qué importa ya? No son más que retazos dispersos a nuestra espalda...

2 comentarios:

  1. Tienes un blog impresionante, te lo digo de corazón.

    Saludos! +1 y sigue asi! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hi, hi, J.S!

      ¡Muchas gracias por tu ánimo y tu felicitación! Me alegra que te guste :D

      Eliminar

Hi, hi, Dreamer! Antes de que cierres esto, ¿no quieres dejarme tu opinión al respecto? Comentar una entrada te llevará pocos minutos y con tu contribución conseguirás no solo que mi humilde hogar crezca… ¡sino que también me alegrarás el día!

Te pido respeto y, por favor, ahórrate dejar cualquier link o publicidad. Si quieres más información sobre este aspecto, clica aquí para saber acerca de la política de este Blog.