Los Mundos de Coraline


Título: Los mundos de Coraline

Título Original: Coraline

Productora: Laika Entertainment / Pandemonium LLC.

Director: Henry Selick

Música: Bruno Coulais

Año: 2009

Duración: 101 min.

Idioma: Español

Género: Animación, Fantasía, Terror

Clasificación (España): +7



Basada en una novela de Neil Gaiman, “Los Mundos de Coraline” narra la historia de una niña que, junto con sus padres, se muda a una nueva casa. Explorándola a fondo descubre que una de las puertas está tapiada y cerrada y que, una vez la abre mediante una vieja llave, al otro lado no hay nada más que una pared de ladrillo. Desilusionada, la pequeña protagonista peliazul en los siguientes días convive con unos curiosos vecinos en tanto sus padres están demasiado ocupados como para prestarle mayor atención. No obstante es un niño de su edad, nieto de la antigua propietaria de la casa, quien le cuenta una parte de la escalofriante historia que rodea aquella casa. 

Cediéndole una muñeca, bien parecida a ella, Coraline descubre esa misma noche que la entrada de esa extraña puerta tapiada ya no lo está y que, ahora, queda conectada a otro mundo a través de un colorido túnel. Cruzándolo, al otro lado encuentra una versión mejorada de su propia casa: padres más atentos y considerados, vecinos más divertidos, un amigo no tan charlatán…, sin embargo, y siendo algo que escamó a nuestra protagonista , todas aquellas personas se diferenciaban de las reales por tener botones en lugar de ojos.

Con una sensación dual que se debatía entre el contento de tener todo cuanto deseaba y pensar que aquello era demasiado perfecto para ser cierto, esas maravillosas sensaciones dan paso a algo más oscuro a medida que avanza la trama y el secreto de aquella casa y la misteriosa muñeca se va revelando.


Hi, hi! ¿Qué tal todos? Esta es la primera reseña de cine y es que, con motivo de las fiestas de Halloween cogí a mi mejor amiga y decidí hacer una maratón de películas con ambientación de este estilo. Obviamente, y sin querer pasar demasiado miedo, propuse unas determinadas de temática de terror: brujas, monstruos, fantasmas, vampiros…, y una de ellas fue Coraline. Ante todo decir que no me he leído el libro y que, por supuesto, esta reseña solo hace referencia a los aspectos de la película: aquellos que os habéis leído el libro, muy bien por vosotros; pero esta reseña es sola y exclusivamente de la película.

En primer lugar, tuve muy claro lo que esperarme al tratarse de una animación cinematográfica: de hecho, siempre que voy a ver alguna película tiendo a ponerme en situación para tener cierta objetividad. Al estar dirigida para un público infantil-juvenil, me atuve a la mentalidad y las típicas mini-moralejas que se entrevén a lo largo de la película; pero, al contrario que otras mucho más infantiles, Coraline me resultó ideal: equilibrada, por así decirlo, y muy real dentro de lo que vendría siendo la situación de esa niña.

Hoy día vivimos inmersos en muchas cosas; pero sobretodo vivimos obsesionados con el trabajo, y es eso mismo lo que les ocurre a los padres de la protagonista. Desatendiéndola por asuntos laborales, Coraline crece salvaje y caprichosa en un hogar abandonado, llamando la atención dentro de los parámetros que se espera de una niña de diez años, aunque perdiendo el interés ante la nula respuesta por parte de sus padres.

Recluyéndose en sí misma, (algo habitual en el cambio de niñez a adolescencia, y mucho más en los niños desatendidos psicológicamente), la mudanza a ese nuevo lugar le da una razón de más para lanzarse a la aventura y explorar, mostrándose entonces un despliegue audiovisual que me recordó a la estética de “Pesadilla Antes de Navidad”, y no por nada. Ya que el hecho de que Henry Selick (director de la misma) sea ahora el que nos trae esta adaptación tiene bastante que ver y esto mismo se deja caer a través de algunos guiños a lo largo de toda la película.

Las técnicas empleadas de "Stop Motion" me resultaron bastante curiosas cuando, tras verme la película, curioseé el cómo se hicieron algunas de las secuencias más difíciles mediante las maquetas y los, ya conocidos, muñecos de plastilina que a día de hoy casi parece que hubieran caído en desuso ante el paso a las técnicas por ordenador.  No obstante, y comentando un ejemplo de lo anterior, es gracioso ver como aprovecharon palomitas de maíz coloreadas para recrear un jardín florecido o también el uso de dedales de costura pintados para hacerlos parecer lirios: un trabajazo de monos, como diríamos aquí.

Pese a todo, y aunque la historia me resultó bastante predecible al estar enfocada al público infantil-juvenil, sí que atendí a algunos curiosos detalles que señalaban directamente a la carrera de Selick: las zapatillas de mono de uno de sus primeros trabajos (Monkeybone), la yema de un huevo con la cara de Jack Skeleton o el propio rostro del director impreso en un billete. Realmente, para quien disfruta del cine hasta la saciedad, dichos detalles resultaron graciosos de descubrir.

No obstante, y al margen de lo detallado, decir que sin la banda sonora, de la mano de Coulais, la película hubiera estado bastante incompleta, y es que tiene una gran repercusión a la hora de describir y aunar la opresión y misticismo que el entorno ejerce sobre los diferentes personajes. El plus de contar con semejante compositor, a decir verdad, suma muchos puntos al resultado final de la obra, catalogándola como una pequeña pieza maestra en la animación. Sin embargo, y pese al enorme trabajo de fondo que ostenta, pasó bastante desapercibida aún y a ser una adaptación, más o menos fiable del libro que, dicho sea de paso, el propio Neil Gaiman mandó a Selick.

Es por ello, y sin querer extenderme más, que en mi propia opinión le doy un 4/5. ¿Por qué? Quizás porque la perfección no existe o porque para complacerme, a día de hoy, con una película infantil ésta tiene que reunir unos requisitos que, obviamente, Los Mundos de Coraline no alcanzó o que, por desgracia, solo rozó.
Desde un principio supe cómo iba a terminar y que, aún contando con el atractivo de la machada temática de “La Casa de las Muñecas”, no dejaba de ser una historia de aventura para niños que estaba camuflada como una de terror. Sumándole a esto los arquetipitos personajes (protagonista incomprendida, padres ausentes, amigo charlatán, vecinos “aburridos”…), la película en sí se queda con un notable por el buen nivel y ritmo en la narración, el trabajo de postproducción, el doblaje a español y, por supuesto, por la moraleja que se deja entrever al final:
 
“No sabes lo que tienes, hasta que lo pierdes”

¿Habéis visto la película o leído el libro? Si no lo habéis hecho… ¿os han entrado ganas? 
¿Qué os ha parecido? ¡Todo comentario al respecto es bienvenido!

4 comentarios:

  1. Hola guapa!!
    Pues yo resulta que sí vi la peli. En su día, la vi con unos amigos en el cine y en 3D. Yo no sé si es cosa de que el 3D no acaba de resultarme nada cómodo ni apetecible en el cine (porque me marea sobremanera y no me deja disfrutar) que no llegó a terminar de gustarme la película.
    La vi un poco sosilla en algunos aspectos y, para el público infantil resulta un poco acojonante.
    Está claro que la historia fue escrita por Neil Gailman, genio del mundo de fantasía como bien demostró con su obra Stardust (también llevada al cine y con un reparto de alto standing), pero con ese toque de miedo infantil que su propia hija le aportó. De hecho, Los Mundos de Coraline fue concebida como un cuento de antes de dormir en el que la hija de Neil Gailman iba aportando toques a la historia hasta marcarla como suya.
    Vaya!! Qué rollazo acabo de pegarte en un momentito. Perdón... jijiji. Es que me emociono cuando me pongo a hablar de este señor y de lo que ha creado...
    Besos y muy buena reseña.
    Espero ver otras muchas más relativas al cine también!! =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hi, hi! Yo opino lo mismo del 3D y como tengo gafas, me tengo que colocar las que me dan encima de las de lectura, resultando algo incómodo.

      Ciertamente, la película está a medio camino entre el público infantil y el juvenil, dado que no es tanto para críos como se plantea en un inicio, pero tampoco está enfocada para un público tan abierto como lo es el joven, haciendo que cojee bastante.

      La verdad es que había leído cosas acerca de que Neil Gaiman se había basado en su hija; pero jamás pensé que fuera ella misma quien cooperara y perfilara algunos aspectos de tal macabra historia. Ahora tengo mil ganas de leerme la novela; pero por desgracia en la biblioteca no lo tienen y tendré que esperar para hacerme con él. (Una verdadera lástima ya que quería compararla con esta película.)

      ¡Gracias por compartir estas curiosidades, mujer! Yo también disfruto sabiendo este tipo de cosillas sobre las motivaciones de los autores a la hora de llevar a cabo sus obras. ¡Y también muchas gracias por comentar! Siempre me agrada leer la opinión de los demás y, de hecho, Stardust es otra de las películas que tengo pendiente comentar, por lo que tienes asegurado tu sitio para esa reseña.

      ¡Un besito y nos leemos muy pronto!

      Eliminar
  2. Hola!
    Yo también vi la película. Coincido en lo incómodo del 3D de los comentarios anteriores, no llevo gafas, pero mis ojos son muy sensibles y siempre me ha sucedido que, con las gafas, me lagrimean los ojos y salgo del cine pareciendo que he cortado un barril lleno de cebollas.

    Sobre la película, coincido contigo en que es algo predecible y está llena de tópicos. Pero pese a todo, la considero una película de animación con un encanto muy especial, a lo Alicia en el País de las Maravillas y Pesadilla antes de Navidad. Aunque no es lo mejor de lo mejor, me gusta mucho la historia de Coraline y la película me encandila con su aura misteriosa y sus colores intensos.

    ¡Me encantaría leer el libro! Intentaré hacerme con él jeje.
    Gracias por la reseña, un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hi, hi! Yo es que lo del 3D no lo veo factible con gafas, sino con una especie de cascos que ya he visto en el mercado, los "Oculus Rift", que actualmente están disponibles para videojuegos en 1ª Persona. Quizás entonces la industria del cine se lo monte de otro modo, de aquí a unos años; pero el tema de las gafas a día de hoy tiene fallos por todos lados.

      Con respecto a la película, pues lo ya comentado: tiene un "algo" que hace que te quedes con buen sabor de boca tras verla, a pesar de lo predecible que resulta. No obstante, tras haberla visto me entraron unas ganas horribles de leerme el libro y sobretodo, algunas otras novelas del propio Gaiman; pero habrá que ser paciente.

      ¡Gracias por comentar, Sary!

      Eliminar

Hi, hi, Dreamer! Antes de que cierres esto, ¿no quieres dejarme tu opinión al respecto? Comentar una entrada te llevará pocos minutos y con tu contribución conseguirás no solo que mi humilde hogar crezca… ¡sino que también me alegrarás el día!

Te pido respeto y, por favor, ahórrate dejar cualquier link o publicidad. Si quieres más información sobre este aspecto, clica aquí para saber acerca de la política de este Blog.