Märchen Awakens Romance

Título: MÄR (Märchen Awakens Romance)

Género: Manga, Shōnen

Saga: (15 de 15)

Autor: Noboyuki Anzai

Editorial: Ivrea

Páginas: 100 aprox. por tomo.

Formato: Tapa blanda (rústica) con sobrecubiertas, blanco y negro.

Pvp: 6,90€

Contraportada:

A Ginta le apasiona el fantástico mundo con el que sueña constantemente, el País de las Hadas. ¿Qué pasará cuando aparece por sorpresa en aquel lugar después de cruzar una misteriosa puerta? ¡¡No os perdáis esta apasionante historia repleta de emoción y aventura!!


La trama principal se desarrolla en torno a Ginta Toramizu, nuestra protagonista principal, es un chico de catorce años quien tiene unos sueños bastante curiosos sobre una tierra fantástica. Su madre y sus amigos no le toman en serio; pero su amiga de la infancia, Koyuki, disfruta escuchándole y le defiende siempre que tiene ocasión ante las acusaciones de los demás.

Una mañana, Ginta siente algo extraño…, siente que ese día no será como los demás. De hecho, mientras se encuentra en el instituto presencia como una misteriosa puerta y su guardián le reclaman, ofreciéndole la posibilidad de ir al mundo donde se dan sus increíbles sueños.

Sin saber por qué es el elegido para tal viaje, decide averiguarlo y cruza la puerta, llegando al mundo de MÄR Heaven. Allí, en compañía de los que se unirán a él, va entendiendo el por qué de su misión y se enzarza en una titánica batalla contra las fuerzas del aterrador Ejercito del Ajedrez con la ayuda de los ärms, accesorios mágicos que les dotan de poder suficiente para luchar, en tanto personajes mitológicos y de cuentos de hadas se van descubriendo ante los ojos del lector.
Hi, hi! ¿Qué tal esos Reyes Magos? Los míos escasos; pero intensos, dado que la cuestión es pasarlo bien con quienes te quieren y tú quieres…, los regalos es lo de menos. Al estar todos estos días totalmente “out”, fuera del blog y las redes sociales, he podido tirar bastante tiempo para otras actividades: salir, ver películas, jugar a videojuegos, pasar el tiempo con la familia…; pero una de las tareas que me permití disfrutar fue la de leer, y por eso estoy aquí, arrancando de nuevo la sección de «¿Leemos?». Hoy os voy a dar mi punto de vista sobre esta saga shonen, que terminé hace más bien poco.

Pese a no ser una devota del género de este manga, dado que siempre he preferido el shojo, o en su defecto el josei o la literatura japonesa de carácter más adulto, he encontrado algunos aspectos curiosos en MÄR Heaven…, también gracias a las indicaciones de la persona que me facilitó la saga.

En primer lugar, aclaro que disfruto mucho de los guiños (entiéndase “guiño” como una mención disfrazada de algo, por supuesto), y esta historia goza de muchos de ellos en relación a personajes de los cuentos populares: Rapunzel, Dorothy del Mago de Oz, Jack y las Judías Mágicas…, y si no hubiera sido por ello, gracias a la indicación de quien me prestó la saga completa, no me hubiera fijado siquiera en ella en tanto que el dibujo no es el que yo suelo disfrutar a la hora de leer un manga.

Dicho esto, e incitada por la curiosidad, me presté a leerlo para irme dando cuenta además de las menciones subjetivas que realizaba el propio autor, Nobuyuki Anzai, y justamente caí en la cuenta porque tengo la manía de saber el significado japonés de los nombres. ¿Por qué? Básicamente porque, en mi caso, doto al personaje de un nombre con cierta trascendencia y pienso que algunos autores, en la mayor parte de los casos, hacen esto mismo. Llaman a sus personajes de un modo para que luego puedan desarrollarlos en la trama, siempre en base al significado que le han dado mediante su nombre. Será más clara: por ejemplo la amiga del protagonista, Koyuki, significa “Copo de nieve”, pues es bastante curioso que “ella” en el mundo de MÄR Heaven se llame además Snow y que, de hecho, haga referencia al cuento de La Reina de las Nieves. ¿Me vais siguiendo? Nobuyuki tiene la capacidad de intricar personajes de cuento en la trama, a través de los suyos propios, y es un detalle que me llamó muchísimo la atención. Aunque, por suerte, no abusa demasiado de este recurso literario en tanto que lo haría todo muchísimo más evidente.

Otro aspecto que me gustó bastante, fue el añadido simbólico de los ärms, que hacen referencia a muchos personajes de leyenda: el Espantapájaros y Toto, de “El Mago de Oz”; El Gato, de “El Gato con Bota”  incluso Medusa, del mito de Perseo. Y son tantos los motivos empleados, que el hecho de intercalar escenas y mostrar una variedad infinita de personajes, hace que no se note demasiado el abuso que, en este caso sí, el autor realiza.

En cuanto a la extensión, creo que la lectura se me hizo bastante amena y rápida, en tanto que los últimos tomos intercalan escenas de lucha, así como fragmentos de las historias de los personajes. Sumado a esto, y el afán curioso que siempre tengo, es una historia corta  que no busca llamar la atención sino, simplemente, entretener pese a lo predecible de la trama.

Y ahora que he detallado los puntos más notables, vamos con los que menos me ha gustado, y por supuesto tengo que tocar el aspecto que comparten todos los shonen que ¿cuál es? Los sucesivos, constantes y repetitivos combates con los que, a medida que avanza la historia, al finalizarlos se van compartiendo un poco más acerca de los “giros inesperados” que sacuden la trama. En tanto eso sucede, en la mente del lector avezado no se deja demasiada sorpresa y toda expectación cae al suelo con cuantiosa celeridad.

Eché en falta cinco tomos más, no porque la historia fuera corta y predecible, sino porque me hubiera gustado ver desarrollados a algunos de los personajes. El autor siente predilección por el grupo protagonista, dejando en el aire el destino de los secundarios bajo la excusa de disponer de una serie animada de la saga y de la que tirar para suplir este error.

Por último el avance de la trama, además de las continuas luchas donde el diseño de los efectos especiales de los ataques se despliega en cinco páginas o más, se hace muy obvio y parece como si el autor avanzara a trancas y barrancas hacia una final predeterminado y forzado del estilo, “hemos salvado al mundo…, otra vez.

Ya terminando, solo me queda hacer balanza y puntuar con un 2/5, y en una nota más detallada de un 5,8/10, esta saga.
El diseño de los personajes parece imitar el estilo japonés de moda propio del ilustrador Tetsuya Nomura, abusando en algunos ángulos de zapatos grandes, ropas con detalles de cremalleras y aspectos urbanos que me recordaron inevitablemente a él. (Ojo, no digo que lo haya copiado, solo que me evocó un parecido destacable en la indumentaria de los personajes.) Además de ello, la historia patina demasiado y algunos personajes son bastante planos, con una evolución paulatina aunque también muy liviana…, tirando de los prototipos estereotipados del género Shonen.
(Ejemplo de cremallera en el lazo)

Por otro lado si te consideras conformista y además te agrada el género, es un manga que puedes disfrutar bastante, tanto por los efectos del lineado gráfico como por el increíble despliegue creativo de las batallas y cierto humor antes, después y durante las mismas. 

¿Qué os ha parecido esta reseña? ¿Alguno de vosotros le ha echado un ojo a algún tomo o la saga en sí?

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hi, hi! ¿Para qué dejar un comentario productivo sobre la entrada, no? Descuida que sigo muchos blogs literarios en los que sus administradores no buscan desesperadamente autopromocionarse.

      PD: Y soy "compañera", por si el diseño del blog no lo expone suficientemente bien. ;)

      Eliminar

Hi, hi, Dreamer! Antes de que cierres esto, ¿no quieres dejarme tu opinión al respecto? Comentar una entrada te llevará pocos minutos y con tu contribución conseguirás no solo que mi humilde hogar crezca… ¡sino que también me alegrarás el día!

Te pido respeto y, por favor, ahórrate dejar cualquier link o publicidad. Si quieres más información sobre este aspecto, clica aquí para saber acerca de la política de este Blog.