Reto “Yo Escribo” – 7ª Pregunta



Hi, hi, Dreamers!

Aprovechando que he cogido carrerilla, entre hoy y mañana voy a dar el spring final al reto que organizó Eleazar Writes, a principios de año. Dicho reto, para quienes no lo sepáis y andéis algo perdidos, consiste en hablar sobre nuestras experiencias en el campo de la escritura respondiendo unas preguntas. Éstas, formuladas por la organizadora del reto, inciden tanto sobre las curiosidades que podamos tener en nuestro hábito de escritura, como en otros temas más especializados. En resumidas cuentas: se formula una pregunta, y yo doy una explicación.

La de hoy, es una cuestión bastante peculiar que, pese a haberla rondado en mis pensamientos, jamás me he decidido a escribir sobre ella. Tanto por miedo a que venga alguien que sepa del asunto y pisotee mi opinión con su extenso monólogo, como porque aún no me he visto en situación y no me gusta hablar de lo que no sé. No obstante, tratándose esta pregunta de una abierta y distendida, enfocada a los miedos y las aspiraciones que tengo como escritora, espero arrojar algo de claridad dentro de la coctelera que engloba toda mi mente. Y aviso de que es un texto bastante extenso...

Reto “Yo Escribo” – 6ª Pregunta



Hi, hi, Dreamers!

Llevo un atraso importante con respecto al reto de Sparda; pero por fin he sacado tiempo y he dejado tanto hobbies como obligaciones a un lado para ponerme las pilas y sacarlo de debajo de las piedras.

¡Hoy os traigo la pregunta de esta semana! No obstante, ésta es bien diferente a las anteriores al tratarse de desarrollar un microrrelato de extensión libre inspirado en una imagen. Esta ha sido facilitada por Eleazar y pertenece a Montiljo, un ilustrador que posee cuenta en Deviantart, de modo que sin más preámbulos…, Let’s do it!
Montiljo© DeviantArt
“Refugiados con los nervios a flor de piel, las palmadas acompasadas al otro lado parecían marcar el pulso de nuestros corazones. Recordando vagamente aquel verano, el de hacía unos cuatro años, la  tremulosa apariencia de dicho retazo pareció contagiarse de mi mente a la del resto. Fruto de ello fue el que compartiéramos una mirada conjunta, cargada de expectación, que tuvo como objetivo final mi propia persona.

Quedando aún velados tras el telón, gozamos de la penumbra previa al característico y esperado estallido de luz, que nos cegaría momentáneamente una vez se retirase la sedosa malla que nos separaba de aquel fervoroso e ininterrumpido ritmo. Tal si clamara por nosotros, éste fue acrecentándose con palmadas más seguidas en tanto el furor resonaba en todo el lugar. Vibrando éste de una emoción que dudé porque aquellas paredes lograran contener, mis ojos se eclipsaron de regocijo al percibir cómo ésta atravesaba mi cuerpo, incitándome a rasgar las cuerdas bajo mis dedos: adrenalina pura, supuse.

Nuestro sonido, pues, no se hizo esperar. Marcado por la regular parada de los toms a mi izquierda, una y otra vez, mi compañero seguía el ritmo que los de fuera marcaban con sus manos, de forma incansable. Con la agitación contenida en nuestro pecho ante el deslizamiento de la tela, que se partió en dos y abrió el escenario cual Mar Rojo ante Moisés, el furtivo haz de luces se proyectó finalmente sobre nuestros cuerpos. Abriendo los ojos, dispuestos a vibrar con ellos una última vez, los focos móviles pasaban por encima de sus cabezas e iluminaban sus brazos alzados. Casi pareciendo espigas que danzaban al son del viento, contuve el aire y lancé el primer acorde, sembrando el origen de una exaltación aún mayor.

Resultó un tributo saldado: una sublevada esperanza que no hizo más que marchar aquella noche, en la que naceríamos de nuevo y por última vez…”


And that’s all!

Como apunte final, para los que aún no lo sepan, la música ocupó gran parte de mi adolescencia. Al ver la imagen para este reto rememoré el que, por desgracia, marcó el punto y final del grupo que tuve en aquel entonces, y es que dentro de cada ilustración intento encontrarle cierta lógica subjetiva…: como me transmitió ese primer recuerdo, decidí hacerlo, y de ahí que tardase un poco.

El público vitoreando al otro lado de la cortina; el nerviosismo previo a que ésta se retirase; degustar el poderío que sientes cuando estás allí arriba; sentirte cegado por los focos y no ver más allá de las dos o tres primeras filas..., en resolución, fue un buen tiempo para saber lo se siente y llevarlo en el corazón.

Sin embargo, entre otras cosas, los recuerdos me bloqueaban a la hora de ponerme a escribir y también tenía ciertas dudas sobre si se entendería o no. ¡Pese a todo, hecho queda y ya no hay vuelta atrás!
 
¡Espero que hayáis disfrutado curioseando 
este articulo y nos vemos en el siguiente!

Recuerdos pasados por Agua


Nunca he sabido cómo empezar algo, ¿sabes, Âmon? De hecho, en muy pocas ocasiones recuerdo el principio de un suceso, siempre entremezclándolo con datos y sugestiones que bien pudieron o no ser verdad. Supongo que al ser una mujer abocada a la emotividad, que prácticamente se ahoga en ella a cada instante, inconscientemente tiendo a dotar de cierto dramatismo clásico  a cada momento de mi vida. ¿Quizás para recordarlo con mayor intensidad? ¿Por qué no puedo evitar verlo todo en vertical, en lugar de en horizontal? ¿O puede que por el simple hecho de romper mi propio molde una y otra vez, por una constante evolución?

Spyro, "The Dragon"



Fecha de Salida: 15 de Octubre, 1998

Desarrollador: Insomniac Games

Plataforma: PlayStation / PSP / PlayStation 3

Género: Plataforma

Hi, hi, Dreamers! De nuevo por aquí, ¿para qué variar? Ante este temporal de lluvia y viento, en el que además he recaído enferma, he desempolvado los juegos de mi infancia y me he puesto a jugar a este clásico con un ColaCao bien calentito.

Este videojuego que os traigo hoy fue el primero que me regalaron, allá por los Reyes Magos de 1999, y por ello le tengo un particular cariño. En cierto modo me pregunto si mi idolatría hacia los dragones no fue incentivado por esta primera entrega de Spyro...

Aunque al parecer no hicieron un tráiler como propiamente se entendería como tráiler, este que os voy a mostrar es lo mejor que he encontrado de entre tanto material que anda suelto por youtube.

I Aniversario


Hi, hi, Dreamers!


Hace un año regresé a blogger. Llevaba tres años sin aparecer, actualizar ni modernizar mi, por aquel entonces, sitio web ergo me sentía fuera de lugar en un espacio que, durante tres años habían sido mi hogar y refugio espiritual. Motivada por volver, ante las pocas posibilidades estudiantiles y laborales que tenía ante mí, me dije eso de “renovarse o morir”, naciendo entonces la idea de «The Dream To Yggdrasil».

Reto “Yo Escribo” – 5ª Pregunta

Hi, hi, Dreamers!

¡Os traigo la pregunta de esta semana! Ya sabéis que me he apuntado a un reto pseudo-literario que consiste en ir respondiendo unas preguntas. Si acabáis de llegar aquí y no sabéis de qué va la cosa, yo os lo explico: es una iniciativa organizada por “Eleazar Writes” donde los proyectos de escritores o los que ya son nóveles, puedan conocerse y explicar un poquito sobre sí.

Gracias a este reto he conocido a gente muy maja y también me he dado cuenta de muchas cosas sobre mí misma.., ¡así que si queréis formar parte aún estáis a tiempo de participar!
Aunque ya en las anteriores preguntas he dejado entrever alguna que otra cosa, en relevancia a esta incógnita, creo consecuente explicar los puntos con más detalle.


  • Mencioné que en todas mis historias aparecen de un modo u otro, no por capricho sino más bien porque albergan un significado que va más allá de lo bueno y lo malo: Destruyen toda la vida existente con su fuego, pero a la vez son portadores de magia y misterio.
  • Gozan de una apariencia que induce al pavor extremo, no obstante también encierran la belleza de lo salvaje e indómito.
  • Además, su capacidad de volar toca el más antiguo de los sueños del ser humano, y que algunos también anhelamos hoy día: poder volar por nosotros mismos.


  • Puede que suene raro, incluso insólito, pero a lo largo de mi vida he experimentado bastantes "ausencias" debido a desmayos, en su mayoría. Durante esos periodos mi subconsciente me engañaba y me hacía creer que realizaba tareas, que me marchaba a algún sitio, e incluso en algunas ocasiones llegaba a escuchar música.
  • Como resultado de esos “viajes”, (siendo estos, supongo, una respuesta de la mente para protegerme, no lo sé), en todos mis escritos menciono algún que otro caso relacionado con estas experiencias.
  • En muchas ocasiones, cuando me desmayaba al ver sangre, por ejemplo, y volvía en mí llegaba a pensar en si todo aquello era real o si seguía inconsciente.
    Sí, lo sé…, me monto el rollo Matrix yo solita. (xD)



  • En mis escritos son bastante comunes por todo el folclore y las leyendas urbanas que están relacionados a ellos por el tema de los espíritus y los portales.
  • Desde siempre me han inspirado bastante miedo, tal si en algún momento mi reflejo fuera a hacer algo por su propia cuenta.
  • También los empleo como herramienta para señalar la “Teoría del Yo”, de Sigmund Freud, así como para tratar aspectos del punto anterior.



  • No tiene mayor trascendencia.
  • Cuando era niña odiaba mis rizos, y estaba deseando crecer para hacerme un alisado japonés.
  • Casi a punto de hacerlo, me di cuenta de que en mis rizos había algo más que simples ondas naturales, configuradas en mi marco genético.
  • Mi cabello es bastante indomable: se resiente con la humedad, con el calor, me cuesta mucho cepillarlo…, en cierto sentido me definen bastante bien, porque soy algo incontrolable y el más mínimo cambio en el entorno me afecta.
  • Como redención a que casi cometí el mayor error de mi vida, así como también una huella personal, siempre hay algún que otro personaje con el cabello así.



  • Una vez, en el instituto, me encontré con varias chicas que parecían chicos, (tanto en la vestimenta como en su propio aspecto corporal) y eso me puso bastante nerviosa…, en el sentido de que no sabía cómo tratarles o cómo hablar con ellas sin meter la pata, ofendiéndoles de algún modo.
  • Llegué a pensar que era un problema mío, pues incluso en la voz me costaba encontrar la diferencia, por lo que en mis historias suelo colocar a alguno que incida al lector a esa misma confusión que viví años atrás.



  • El pigmento del cielo y el reflejo de éste en el mar: el color azul es vital en mis escritos.
  • Induce a la calma y da profundidad al personaje que se viste con él.
  • También, inconscientemente, lo enlazo con la noche y los sueños.



  • Al haber nacido en una zona pseudo-rural, (ya no tanto como cuando era niña), la presencia de árboles, plantas o animales siempre la suelo colar por alguna parte, en mayor o menor medida. En cierto sentido creo que puedo considerarlo como una especie de anhelo a que haya más zonas verdes y salvajes por donde vivo, y no tanto paisaje urbano y polución.
  • Bosques, cascadas, ríos, lagos…, suelo introducir algunos de estos, junto con cierta conexión mística.



  • Ocupó gran parte de mi adolescencia y cobró mayor sentido con el paso de los años. 
  • Me refugiaba en ella de los gritos y los ataques de los demás, e incluso llegué a tener un grupo que, por desgracio, se disolvió al tercer año por obligaciones estudiantiles. 
  • En mis historias no faltan grupos musicales, artistas ambulantes o canciones que son la vía principal que conduce a las emociones, a los recuerdos y, cómo no, a mi propia inspiración.
  • Además, es un modo de mantener mis conocimientos sobre música básica algo más frescos.
 
Y eso es todo: a groso modo, creo que ya he señalado todos los elementos fundamentales que aparecen en mis historias. 

¡Espero que hayáis disfrutado curioseando 
este artículo y nos vemos en el siguiente!