Art of Murder: FBI Confidential




Fecha de Salida: 25 de Abril, 2008

Desarrollador: City Interactive

Plataforma: PC Windows

Género: Aventura Gráfica


Hi, hi, Dreamers! Parece que siempre empiezo diciendo que tal sección está de capa caída; pero ¿qué se le va a hacer? No me puedo considerar constante cuando tengo mil tareas y proyectos que llevar a cabo a la vez…, además, partiendo de que actualizo el blog para alejarme de mi día a día, considero que tomarlo como un hobbie es lo mejor que puedo hacer.

Finalmente, por fin me he decidido a terminar un par de videojuegos que tenía pendientes de reseñar, entre unas cosas y otras, por lo que a lo largo de esta semana me he puesto las pilas y les he dado carpetazo. Uno de ellos, es esta aventura gráfica que, aún y a atraer con su título, ya os adelanto que la impresión final que he sacado se asemeja a este dicho: “No todo el monte es orégano”. Os dejo con el tráiler, que pese a no estar en español en la comunidad de youtube, juega con las cinemáticas de una forma que incluso llega a crear expectación.


Sinopsis:

La jornada no empieza bien para la agente del FBI Nicole Bonnet, pues además de ser la responsable de los cafés su compañero acaba de morir en acto de servicio, y a pocos metros de ella. Ahora es la encargada de la investigación de una serie de asesinatos que se están cometiendo en Nueva York.

Ya son tres las víctimas que han aparecido y en todas ellas se ha encontrado la misma firma: el asesino les extirpa el corazón. Así mismo, el causante de estas muertes parece muy interesado en los objetos de origen sudamericano, pues siempre deja unas cuantas monedas del siglo XVI junto a los cadáveres, utilizando además sobre sus cuerpos algún tipo de cuchillo ritual. El perfil de sus víctimas es muy similar: varones que pasan de los cincuenta, con éxito en la vida y doctos en arqueología.

Junto a su escurridizo compañero Nick, quien solo llega a interactuar con ella a través de llamadas o mensajes, Nicole halla unas cuantas pesquisas que la llevan a merodear por numerosos lugares entre los que se encuentran un museo de arte precolombino, la biblioteca de una universidad, e incluso el corazón de la selva peruana: todo para hallar al culpable de esos terribles asesinatos.

Opinión Personal:

Como algunos sabréis, gusto de las novelas policíacas y los thrillers de investigación por lo que encontrando interesante este juego, primera entrega de una saga no demasiado conocida entre las aventuras gráficas, no dudé un solo instante y una vez instalado solo me quedaba empezarlo.

En vista de la curiosidad que siempre siento ante un videojuego, un libro o un film nuevos, me creo cierta esperanza: a algunos de vosotros os pasará, supongo, eso de pensar que la trama girará en torno a una temática para desarrollarse junto con los personajes. Pues bien, en este caso, el topetazo que me dio la realidad me dejó sin sentido.

El sistema gráfico es de lo mejorcito que me he encontrado en vistas, claro está, de que mi ordenador portátil suele exigir mucho y para lo bien que quedó el resultado en un videojuego de hace unos años, la experiencia resultó bastante gratificante. Los escenarios, como suele ocurrir en las aventuras gráficas ya reseñadas con anterioridad, son en 2D, en tanto que los personajes sí se encuentran modelados en tres dimensiones. Visualmente es muy atractivo: te entra por los ojos enseguida. Cada detalle, por menor que sea, te lo señalan nítidamente de forma que te interesas por él, en previsión de que pueda resultar útil; sin embargo, creo que en vista de la tecnología empleada para modelar a los personajes, suavizando sus polígonos y haciéndolos lo más realista posible, estimo que si hubieran probado a emplear algo de 3D en los escenarios el resultado final rozaría el sobresaliente. Además, el no poder interactuar con ellos, a no ser que les encuentres una utilidad final, le resta credibilidad al entorno: un comentario aquí y allá no es tan mala idea, a mi buen juicio.
Otro aspecto, relacionado con los escenarios, es que éstos están completamente desiertos: no hay coches, no hay gente paseando. ¡Estamos en Nueva York! Una de las ciudades más pobladas de la tierra y no hay ni un alma por la calle, así como tampoco dentro de los edificios. Los únicos personajes que hay son con los que tenemos que interactuar. ¿Resultado? Menos realismo. La protagonista no se refleja en los espejos, por ejemplo, ni ella ni tampoco los pocos personajes que sí salen a escena: las sombras no se proyectan debidamente más allá de sus pies, incluso pese a haber focos de luces próximos a los cuerpos, ergo da la sensación de que el diseño gráfico y de escenarios se ha quedado a medias. Presupuse que se quisieron desentender del tema para restar peso al archivo total del videojuego…; pero ¿que se excusen en ello, a las alturas del 2008? Me dieron ganas de reír amargamente. Eso sí, ¡hártate de cinemáticas! Algo que no suele abundar en las aventuras gráficas; pero aún con tal cantidad de ellas, en algunos fragmentos el pixelado rompe toda la magia.

La interacción con los personajes no estaba camuflada con la posibilidad de escoger respuestas: clicando sobre ellos, hablaban entre sí y nosotros solo teníamos que escuchar o clicar nuevamente sobre ellos para crear un bucle de información, haciendo más "dinámico" el proceso de recogida de pruebas. ¿Qué significaba esto? Pues, sinceramente, que el jugador pierde importancia: no tenía que pensar, ni urdir, ni tramar quién podría haber sido el asesino…, lo que le quita todo el misterio y la gracia a un juego cuyo hilo central se basa en la investigación. Se supone que nos tenemos que poner en la piel de Nicole Bonnet, ¿cómo lo vamos a hacer si el guión ya está escrito? Es esa ausencia de hilar cabos, o el amago de tener que hilarlos, lo que me molestó de sobremanera, e incluso hasta el punto de llegarme a sentir fuera del marco de acción, como un titiritero que tenía que solucionar puzles solo para que el personaje protagonista dijera X o Y en el momento y lugar apropiados.

La introspección de tener que introducirnos en nuestro papel, como agentes novatos del FBI, da lugar a que me quisiera refugiar en la música: un elemento clave para cualquiera que sepa apreciarla. En este videojuego es bastante normal. Pasable, diría yo. De hecho no recuerdo ninguna pieza que se me haya quedado grabada, tal y como suele pasarme a menudo, y aunque acompaña debidamente a las acciones de la trama, junto con el sonido ambiental, ni lo uno ni lo otro llegan a molestar. Ahora, y yendo a la parte del doblaje español del videojuego, éste pudo haber sido muchísimo mejor: del doblaje siempre depende el que una historia valga la pena o no, ya que son los personajes que hablan quienes te la están contando. Ellos interactúan entre sí de forma muy forzada y poco creíble, casi como si les hubieran cogido de la calle y les tiraran el libreto a leer a la cara. Haciendo hincapié en la voz de la protagonista, su énfasis en ocasiones es DEMASIADO feliz y no casa con la situación de tensión que se pretende en la línea argumental. A otros actores de voz también les ocurre esto mismo: no consiguen transmitir nada, o lo que transmiten induce a confusión.
“¿Por qué está cantando ahora? ¿No estamos, acaso, tras un asesino o me he perdido en algún punto y ahora nos vamos de excusión al campo…?” – Esto mismo fue lo que pensé en cierta escena del final, y creo que con esto pongo de manifiesto la seriedad de nuestros dobladores nóveles. Tal si no entendieran la diferencia entre interpretar una frase con felicidad y la misma con un toque de ironía.

El tema de la jugabilidad es bastante más cómodo. Algunas aventuras gráficas precisan de una combinación de teclado y ratón, y me alegró saber que ésta conservaba las raíces propias del género, sin intentar innovar nada, empleando el Point & Click clásico. Otro dato curioso (y siendo éste el primero al que se le veo en mi corta experiencia de jugadora), es que el inventario, donde se guardan todos los objetos con los que tenemos que interactuar, siempre está visible en la parte inferior. Esto mismo nos lleva a la idea de comodidad para el jugador, consolidando una interfaz simple a la par que elegante, sin más pretensiones que la de proporcionar rapidez al asunto.

La estructura de la trama se desarrolla a lo largo de diez días, a modo de capítulos, de los cuales nos sustraerán dos: ergo serían ocho capítulos a jugar. A lo largo de los mismos nos vamos enterando de la historia: una cuya expectación inicial se va amansando, hasta el punto de que llegamos a perder el interés total por ella. Creo que el principal problema de esto mismo es que no supieron cómo llevarla a cabo y que, posiblemente, abordarla mediante otro género hubiera supuesto un cambio notable en el sistema de juego. Además, en el final quedan algunos interrogantes por descubrir que, irremediablemente, nunca son contestados: ¿acaso quisieron terminar el videojuego pronto? Al menos, una servidora se llevó esa impresión.




Los personajes son más planos que una tabla de planchar, y a medida que se desarrolla la trama esto no cambia un ápice por lo que si la historia, de por sí, no tira ni con cola, el que el doblaje sea nefasto y no haya tiempo para profundizar en los personajes, nos hace terminar con una amalgama en el estómago muy difícil de digerir.

El juego, en sí, es tremendamente corto: a mí me ha durado poco más de dos días. Los puzles no suponen reto alguno, y en sí la dificultad del juego puede derivarse de estar dando vueltas y vueltas, buscando qué es lo que se debe hacer, ante la poca ayuda que ofrecen los comentarios de la protagonista o los otros secundarios. Como ocurrió con “The Broken Sword II”, obviamente hay un puzle que se te atraviesa hasta el punto de que Nicole puede morir, lo que supone empezar desde el último guardado.


En definitiva, aún en mi corta experiencia con las aventuras gráficas, he podido jugar con varias de renombre para saber qué esperar de una y puedo decir, sin pelos en la lengua, que ésta no es ni será nunca una de mis favoritas. El guión patina más de la cuenta, visto desde fuera la trama nos engaña y a medida que nos adentramos en ella pierde la fuerza hasta el punto de que llega a desaparecer. El pésimo doblaje español junto con una historia que podría haber dado más de sí, al gozar de unos elementos para nada mal combinados, han terminado por catapultar a esta primera entrega al pozo de los videojuegos insalvables: ni siquiera diré una nota específica, del 1 al 10, para no seguir metiendo el dedo en la yaga. 

Si queréis probarlo, avisados quedáis: la pregunta ahora es, ¿me atreveré con la segunda y tercera entrega? Porque sí, han sacados un par más. Sin embargo, creo que me distanciaré un poco de las aventuras gráficas, en vistas de que ésta última me ha sabido a mal. ¿Alguno de vosotros la ha probado?




0 comentarios:

Publicar un comentario

Hi, hi, Dreamer! Antes de que cierres esto, ¿no quieres dejarme tu opinión al respecto? Comentar una entrada te llevará pocos minutos y con tu contribución conseguirás no solo que mi humilde hogar crezca… ¡sino que también me alegrarás el día!

Te pido respeto y, por favor, ahórrate dejar cualquier link o publicidad. Si quieres más información sobre este aspecto, clica aquí para saber acerca de la política de este Blog.