Final Fantasy VII

“El 7 de la Buena Suerte”

Fecha de Salida: 17 de Noviembre, 1997

Desarrollador: Square Co., Ltd

Plataforma: PlayStation, PlayStation 3, PC

Género: RPG

Hi, hi, Dreamers! ¿Cómo va la cosa? Tal y como os comenté en la entrada de Reyes Magos, recibí varios videojuegos a través de la plataforma digital de Steam, por parte de mi pareja. Sin embargo, al tener un portátil la mar de antiguo tan solo he podido jugar a un par de ellos: cosa mala, pues las ganas que tengo de estrenar los de última generación me están corroyendo por dentro. Pero haciendo de tripas corazón, fui positiva y disfruté como una niña de los que sí pude probar, y ejemplo de ello es este gran clásico, tanto criticado como alabado por muchos a lo largo y ancho del mundo: Final Fantasy VII, apodado como la Joya de Square, entre otros muchos títulos.

Siendo el primer RPG que pasó por mis manos, la idea de reseñarlo o no se me atragantaba un poco pues siempre, para este tipo de juegos que marcan la infancia / adolescencia de algunos, se es un poco reticente a aceptar la opinión personal de otros. Incluso, el hecho de que éste Final Fantasy sea considerado el mejor de la historia ya es capaz de levantar ciertas asperezas entre el público (en especial de los menores de 20), pues todo depende de la experiencia que cada uno tenga de cara al primer Final Fantasy que pasa por tus manos…: para mí será el VII, por ejemplo, pero he conocido a muchos otros que prefieren el VIII o el IX, coincidiendo con que fueron sus primeros Final Fantasy. De ahí que me debatiera entre hacer este artículo o no...

No obstante, y habiéndome estrenado hace meses con la reseña del Final Fantasy X (que no está ni mucho menos entre mis favoritos), he creído conveniente ser honesta con mis propios gustos y, ahora sí, retroceder en el tiempo para volcarme en mi primera experiencia RPG.


Sinopsis:

En un mundo distópico se alza Midgar, una gran ciudad que alberga a la supercorporación “SHINRA Inc.”, principal encargada del sistema energético de todo el globo. Cloud Strife, un ex SOLDADO al servicio de la Corporación Shinra, ha dejado su pasado atrás y se ha unido como mercenario al grupo ecoterrorista AVALANCHA. Ésta, que desde hace años ha pretendido detener a la organización, descubrió que la principal fuente de energía que emplea Shinra es la vida del propio planeta y que este, debilitado, va muriendo por la continua extracción a la que se ve sometido por las máquinas de la gran empresa.

Mediante explosivos, el grupo Avalancha tiene como misión principal destruir los reactores de Midgar; no obstante, Cloud se ve envuelto en el caos de su segundo trabajo y cae de los niveles superiores de la ciudad a los suburbios, conociendo a Aeris, una joven florista que desde hace años ha sido el objetivo de Shinra para alcanzar la llamada “Tierra Prometida”: un lugar con abundante energía vital que poder absorber con sus reactores.

Llevados por giros del Destino, Cloud y su grupo se ven perseguidos por las fuerzas de Shinra para, durante su huída, ser testigos de la presencia de Sephiroth, un increíble guerrero de la organización. Tras su desaparición hacía siete años, le desvela a Cloud que también pretende alcanzar la Tierra Prometida con el fin de llevar a cabo sus propios planes. Basándose en la experiencia del pasado que creyó dejar atrás, Cloud persigue a Sephiroth al temer que sus intenciones, con respecto a la Tierra Prometida, sean más destructivas que la que puede tener la propia organización Shinra. Iniciándose en un largo viaje por todo el planeta, Cloud y su equipo emprenden un camino donde, además de jugarse el futuro del planeta, también descubren las sombras de su propio pasado.

Opinión Personal:

Recuperar reliquias, detener a una empresa multimillonaria, enfrentarse a monstruos mutados y legendarios e incluso el topicazo de salvar al mundo: todo esto es lo que alberga el argumento de la séptima entrega de Final Fantasy.

Para muchos es el mejor Final Fantasy..., e incluso para mí. A pesar de que los escenarios siguen siendo pre-renderizados, (que se mantienen estáticos y es por ellos por donde circulan los distintos personajes y sus polígonos), el detallismo de éstos le resta importancia al hecho de prestar atención a nada más..., como buscarle tres pies al gato.
Ejemplo de escenarios (Clic para ampliar)
Siendo el precursor de su saga en iniciarse para PlayStation, – dada la extensión de su trama principal, que fue dividida en tres discos marcando con ello el desuso de los disquetes – también es el primero en utilizar un número elevado de polígonos. Aún ser muy básicos, ofrecieron una curiosa combinación de movimientos más conseguidos y menos mecánicos que en los anteriores Final Fantasy, – donde el avance de los personajes por los escenarios era similar al de los juegos para las consolas portátiles de Nintendo. No obstante, para marcar cierta diferencia con sus predecesores, la apariencia de los personajes en el combate cambió al haberlos recreado más conforme a los bocetos artísticos e invirtiendo muchos más polígonos en ellos; pero no solo los personajes principales, sino también a las criaturas con las que se debe combatir.
Diferencias Final Fantasy VII (izda) y Final Fantasy VI (decha)
Yendo a la parte que más me gusta, diré que el sistema de magias es increíble; pero no “increíble” en el sentido de novedoso o incluso práctico – que también – , sino increíble en el más puro significado de la palabra. En la séptima entrega, para hacer magia, los personajes deben ser poseedores de unas pequeñas esferas llamadas materias, que se enlazan a sus efectos personales y armas. A través de ellas son capaces de efectuar espectaculares hechizos, e incluso atacar cuerpo a cuerpo e imbuir a sus armas de ciertos efectos mágicos. Habiendo aproximadamente unas ochenta materias en todo el juego, todas ellas poseen diferentes niveles de poder que pueden irse subiendo a medida que se avanza el juego a través de Puntos de Experiencia; pero no solo hay magia en ellas, sino también poderosos dioses a los que invocar y con los que nos quedaremos con la boca abierta: sus entradas en combate son espectaculares.
(Invocando a Shiva, diosa comúnmente enlazada al elemento del hielo en la saga.)
Selección de Cinemáticas
La jugabilidad se hace llevadera en un inicio, siempre teniendo en cuenta que Final Fantasy VII es un RPG, – lo que se resume en que junto a la trama, tienes que ir matando criaturas, conseguir nivel y dinero, comprarte equipo adecuado… etc. – No obstante, como en todo RPG hay momentos en los que es mejor desconectar la consola y salir a dar una vuelta. A pesar de que esta entrega tiene una amplia variedad de contenido, con abundante diálogo, cinemáticas impresionantes, puzles e incluso algún que otro minijuego, siempre se llega a un momento en el que no nos vemos capaces de avanzar. Ya sea por poco nivel, o porque un jefe final se nos resiste más de la cuenta, en cierto punto todo llega a ser monótono e incluso hastiante…, y lo digo yo, que estoy más que acostumbrada a esta clase de videojuegos; pero una vez te familiarizas con todo, la jugabilidad se hace más amena… e incluso yo diría que más que habilidad, para el RPG se necesita paciencia (para seguir combatiendo y conseguir más nivel) y estrategia (pues no todo es machacar y golpear al tún-tún).

Sabiendo de más que me encanta todo lo relacionado con la música, la banda sonora del videojuego – y que corrió a cargo de Nobuo Uematsu –, ha sido elogiada por la prensa y la crítica personal de gamers de todo el mundo, ergo todo lo que yo diga tan solo se sumaría a lo que muchos otros han escrito. Emotiva y vibrante, cada una de las pistas de reproducción se amolda a la situación para la que fue compuesta. E incluso con el inconveniente de ser archivos en formato MIDI (uno de calidad muy reducida, en comparación  con los de MP3 / MP4) la magia del momento no se llega nunca a quebrar. Sin embargo, por suerte se han realizado innumerables mejores y arreglos orquestales que, a posteriori, han visto la luz…, como fueron los álbumes «Final Fantasy VII Reunion Tracks» o «Piano Collections: Final Fantasy VII».


En definitiva: a medida que llega el final, como en todas las tramas, la cosa se complica. Los enemigos son cada vez más fuertes y numerosos, se pierden aliados y e incluso se llega a cierta confusión, poniéndose en entredicho la moralidad de todo y de si valdrá la pena tanta lucha tras lo que se ha dejado atrás. Y es que lo que de verdad suma puntos para la séptima entrega es su argumento, junto con el modo de hacer que conozcas a sus personajes. Cada uno tiene sus propias metas personales e incluso con inquietudes y miedos sin embargo al compartir un mismo camino, durante el avance de la historia, se van perfilando sus personalidades y terminas viéndote como el narrador omnisciente que resguarda la seguridad de ese gran grupo. Todos son diferentes, e incluso tienen sus piques entre sí; pero terminas cogiéndoles cierto aprecio (u odio), tanto a unos como a otros, y es esa maraña de sentimientos que logra arrancar en el corazón del gamer lo que hace a Final Fantasy la aventura sobresaliente que es.
Habiéndolo jugado en la plataforma digital de Steam, para PC, al terminarlo de nuevo me ha hecho revivir esos tiempos en los que llegaba ansiosa del colegio, solo para encender la consola y seguir este mágico periplo en pos de su desenlace. Como toda buena historia me entristeció que ésta terminara, sobre todo cuando había algunos interrogantes por pulir. De hecho, el videojuego iba a ser mucho más largo en vistas de las misiones secundarias que quedaron abiertas; pero los directivos metieron mucha más prisa a los programadores y se dejaron algunos asuntos en el tintero…, como por ejemplo, cierta resurrección.

Pero pese a todo, y aunque ya logré pasármelo en la consola al 100%, en una ocasión, – donde nadie me creyó. –gracias a los logros que facilita Steam puedo presentar la prueba de ello. (Fuck yeah!)
Así que despidiéndome, como buena fan de 
Final Fantasy VII, me doy por cumplida.
¿Qué os ha parecido? ¿Lo habíais jugado?

¡Nos veremos en la próxima!

2 comentarios:

  1. Una entrada que te hace viajar al pasado >.< mas allá de la reseña del juego, es lo mucho que te gusta el juego, y como lo trasmitís, lo que hace tan agradable la lectura! Te acompaño en la opinión: es el mejor de todos.
    Un comentario anecdotico, como para sumar al blog y a la alegría que genera en un blogger ver fluir los comentarios en su espacio: hace unos cinco años decidí volver a emprender la aventura de Cloud, principalmente para mostrarle el juego tanto a mi hermanito como a dos primos pequeños también... creía por ese entonces que no iba a llegar a captar su atención por la falta de gráficos y bla bla
    Vaya mi sorpresa cuando jugamos cerca de 10 horas seguidas sin escuchar queja alguna! Siempre que venían a visitarme me pedían continuar la aventura >.< ¿cuantos juegos pueden jactarse de atraer a generaciones de "gamers" tan disimiles? Fue, es y sera una gran experiencia de juego... y ahora, con esto de los "logros", tengo ganas de conseguirlo para la nueva generación de consolas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hi, hi! En mi caso, a decir verdad, intenté probar eso de enseñarles a mis primos pequeños las aventuras de esta clase de videojuegos y se aburrieron de sobremanera al estar más acostumbrados a otra clase de temáticas: hay opiniones para todo, pero me salió mal la jugada.

      Aunque sí es verdad que hay otras personas, más de mi edad, a quienes les enseñé esta reliquia como ejemplo de los videojuegos con historias míticas, y coincidieron conmigo en que se hacía cada vez más interesante a medida que se avanzaba la trama. A estas alturas de la actualidad, pocos juegos logran captar esa atención e interés por la historia principal sin tirar de efectos especiales y gráficos de infarto.

      Pese a que aún tengo pendientes algunos juegos de última generación (y son pocos los que no cumplen la premisa anterior), en lo referente a Final Fantasy, el último que guarda esa magia y belleza propia de los RPG fue el IX... y no el X como se vengo escuchando desde que salió. Pero ahí cada uno tiene sus propios gustos: al contrario que el X, (predecible, en mi fundada opinión) los anteriores te sorprendían con giros en la trama..., sino ya me dirás sino resultó un shock el enterarte de quién era el hermano del protagonista de Final Fantasy IX.

      En resumidas cuentas: la nueva generación de Final Fantasy ha dejado el RPG para fusionarlo con Shooters, Plataformas y Juegos de Acción, donde los gráficos son más llamativos que la propia historia. Una verdadera lástima...

      ¡Gracias por comentar!

      Eliminar

Hi, hi, Dreamer! Antes de que cierres esto, ¿no quieres dejarme tu opinión al respecto? Comentar una entrada te llevará pocos minutos y con tu contribución conseguirás no solo que mi humilde hogar crezca… ¡sino que también me alegrarás el día!

Te pido respeto y, por favor, ahórrate dejar cualquier link o publicidad. Si quieres más información sobre este aspecto, clica aquí para saber acerca de la política de este Blog.