The Black Mirror

Samuel Gordon recibe la trágica noticia de la muerte de su abuelo, William Gordon. Hacía ya doce años que no lo veía, pues decidió abandonar el castillo donde se alojó hasta los dieciocho años para irse a la gran ciudad. Tras su llegada a Willow Creek, y en el reencuentro con sus familiares, comprueba por sí mismo que la muerte de su pariente no fue precisamente de lo más normal.

Según los indicios, William cayó (o fue arrojado) desde la torre oeste del viejo castillo de la familia, perdiendo la vida al instante en que su cuerpo era golpeado contra las verjas del jardín. Pero, ¿qué o cuál razón fue lo que propició este trágico accidente? Según nos cuentan, su habitación estaba cerrada por dentro y con la llave sin quitar de la cerradura. Estaba solo, y no había forma humana de entrar en el torreón.


Fecha de Salida: 15 de Noviembre, 2003

Desarrollador: Future Games

Plataforma: PC

Género: Aventura Gráfica

Hi, Hi Dreamers! ¿Cómo estáis? Entre unas cosas y otras he tenido que dejar parado el blog durante todo el mes de mayo y al final me parece que tendré que hacer también algunos cambios.

Pese a ello, desde principios de mes me he venido viciando a un par de entregas que ya tienen sus años; pero ¿qué os voy a contar que ya no sepáis sobre esta sección? Mi pc no es gran cosa y una tiende a entretenerse con poco, a decir verdad. 

Así que empecé a bichear por la red, buscando una nueva oportunidad para el género de las aventuras gráficas ante el fiasco de la última que reseñé y encontré esta vieja gloria. ¿Le echáis un ojo?


Sinopsis:

Samuel Gordon, nuestro protagonista, recibe la trágica noticia de la muerte de su abuelo, William Gordon. Hacía ya doce años que no lo veía, ya que entonces decidió abandonar el castillo donde se alojó hasta los dieciocho años para irse a la gran ciudad. Tras su llegada a Willow Creek, y en el reencuentro con sus familiares, comprueba por sí mismo que la muerte de su pariente no fue precisamente de lo más normal.

Según los indicios, William cayó (o fue arrojado) desde la torre oeste del viejo castillo de la familia, perdiendo la vida al instante en que su cuerpo era golpeado contra las verjas del jardín. Pero, ¿qué o cuál razón fue lo que propició este trágico accidente? Según nos cuentan, su habitación estaba cerrada por dentro y con la llave sin quitar de la cerradura. Estaba solo, y no había forma humana de entrar en el torreón.


Con los amargos recuerdos que vivió en aquel castillo, Samuel se enfrenta a unas recurrentes pesadillas y trastornos, reanimados en su mente al postergar su estancia en Black Mirror, mientras desvela los hechos… ya pertenezcan al presente o al pasado. 


Opinión Personal:

De entrada, la historia empezaba con un golpe de efecto muy visto pero eficaz, al más puro estilo de “Se ha escrito un crimen” y con un ligero toque detectivesco imbuido una pincelada macabra. A su vez, el misterio que rodeaba el posible asesinato del abuelo del protagonista hizo que arqueara una ceja y me atreviese – antes de lo esperado–, a pensar que esta aventura gráfica podría estar bien. Pero eso no explicaba el por qué había pasado tan desapercibida a mis curiosos ojos, siempre dispuestos para un chequeo por la red en busca de nuevas aventuras gráficas al que poder hincar el diente…, en especial tras mi último desengaño. No obstante, para evitar hacerme ilusiones (aunque ya con el fundamento para ellas) decidí avanzar en la trama para probar los diferentes aspectos que ofrecía el juego y que – como algunos sabéis – suelo mencionar por apartados en esta sección.

En primer lugar, los escenarios principales por los que se mueve el protagonista son tanto el castillo de “Black Mirror” como los sitios que están relacionados a él y a sus alrededores. Con cerca de 150 escenarios diferentes que visitar, (más interiores que exteriores) cada uno debería aportar su granito de arena y ahí entramos con lo negativo. Los que seáis de la vieja escuela estaréis al tanto de que las aventuras gráficas desarrollan una historia y unos personajes en un “fondo muerto” (pintado y desprovisto de animación) con el que se puede interactuar gracias a un puntero y a las indicaciones de nuestro protagonista: esto vendría siendo la descripción clásica – y normal – de una aventura gráfica. Pues bien, aunque en los escenarios es donde tendría que residir el atractivo de los gráficos de este videojuego, el equipo de Future Games los descuidó de muy mala manera. Me explico. Aunque en un principio nos vamos fijando en cada hebra de hoja, totalmente fascinados con el detallismo del 2D, a medida que vamos avanzando y nos ceñimos a un ojo más crítico y consabido, los escenarios pierden la gracia al seguir el mismo patrón, así como temática de corte lúgubre.

Si además contamos con que el diseño de los personajes está completamente desfasado, en un “pseudo 3D” de mala calidad, apaga y vámonos. Puestos a comparar, sus movimientos son mecánicos y forzados. No son tan naturales como los del primer “The Broken Sword” o la joya de la corona (de las aventuras gráficas) de este blog, el “The Longest Journey.

Tengo que admitir que la ambientación de esta aventura estaba enfocada a una materia de “terror / suspense”; pero todo eso pierde su punto de apoyo en cuanto uno termina acostumbrándose a ello y, digamos, le pierde el respeto a la calidad del juego… ya sea por guión, escenarios o personajes. Si no hay claroscuros y se continúa en una misma tesitura de principio a fin, te ves venir los supuestos “sustos”… entre otras cosas.

Tal y como ocurría en los anteriores ya citados, (o incluso en el propio “The Broken Sword 2”), si hay algo que está bien cuidado es el apartado del sonido pues tanto la música como los efectos son fieles a lo que quieren mostrar en la ambientación. No obstante queda exento de doblaje al castellano y aunque sí dispone de subtítulos, las voces en inglés son monótonas, faltas de todo sentimiento.



Con respecto a la jugabilidad, creo que basándome en mi experiencia no aporta nada nuevo al género que representa. Hay un cursor con el que indicamos a nuestro personaje qué tiene que hacer y adónde tiene que ir y también tenemos un inventario que reúne todos los objetos con los que interactuaremos a lo largo de la historia. Fácilmente seleccionables gracias al puntero del ratón, con el click derecho identificamos lo que son y con el izquierdo lo escogemos para usar: es el sistema predeterminado en las aventuras gráficas. Cómodo y fácil, sin mayor complicación para los que estamos acostumbrados a la mecánica de esta clase de juegos.

Las pruebas y puzles son entretenidas, unas más complicadas que otras, y amenizan en cierta medida lo tedioso del proceso “investigador”, pareciendo que estén repartidas equidistantemente para dotar de cierto aire respirable a la aventura y disponerse para continuar en ella. He de decir que sin estas pausas, habría dejado el juego antes de tiempo.

En definitiva: si eres de los que están empezando con el género puede que la historia te resulte atrayente y que a pesar de la corta capacidad gráfica lo llegues a disfrutar, pues marcar tus inicios con un clásico ya te hace entrar en materia con buen pie y más preparado debido a su desarrollo y a que la dificultad va in crescendo. Sin embargo, si ya eres un gamer consolidado de las aventuras gráficas, puede que esta sea muy pesada y con un avance lento que no te hace dar más que vueltas y vueltas, tan solo porque no examinaste bien el escenario y tuviste que ir y volver muchas veces.
A una servidora le pasó esto último, y resultó un verdadero coñazo. Además, muy a mi pesar, aún tener un total de seis capítulos para desarrollar la historia o dar algún tipo de giro argumental, me vi venir el final antes de terminar el segundo episodio, cumpliéndose cada premisa que había pensado. Ni el peligro de una muerte (por activar alguna clase de mecanismo o trampa), ni la lejana sub-trama que estaba adherida al hilo principal supusieron la más mínima sorpresa en mí.

Supongo que esto se debe a que ya estoy curada de espanto, que tengo una mente algo cuadriculada a lo que tramas refiere y que contemplar lo más obvio siempre ha sido mi punto fuerte tanto en videojuegos, como también en series, películas y literatura. Por ello, esta aventura gráfica ha seguido la estela oscura de la anterior que ya redacté… me pregunto si habrá alguna otra que pueda llegar a sorprenderme. En fin, supongo que eso está aún por ver…
¡Hasta la próxima!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Hi, hi, Dreamer! Antes de que cierres esto, ¿no quieres dejarme tu opinión al respecto? Comentar una entrada te llevará pocos minutos y con tu contribución conseguirás no solo que mi humilde hogar crezca… ¡sino que también me alegrarás el día!

Te pido respeto y, por favor, ahórrate dejar cualquier link o publicidad. Si quieres más información sobre este aspecto, clica aquí para saber acerca de la política de este Blog.