Art of Murder: The Hunt for the Puppeteer

Con el éxito de sus últimos casos, la agente Nicole Bonnet del FBI ha sido designada a una nueva misión internacional. Tras unos asesinatos en serie a lo largo de EE.UU, (cuyas víctimas están acompañadas de una muñeca veneciana del siglo XVIII y terminaban sostenidas mediante unos hilos tal si de marionetas se tratasen, una muerte similar es denunciada al otro lado del océano, en la ciudad de París.Enviada allí, en calidad de colaboradora externa, Nicole tiene órdenes de hacer un minucioso seguimiento del peligroso asesino conocido como “El Titiritero”. Nicole se verá sola y deberá utilizar su ingenio para cerrar con éxito este caso antes de que el asesino se cobre más víctimas a su paso.

Fecha de Salida: 20 de Febrero, 2009

Desarrollador: City Interactive

Plataforma: PC

Género: Aventura Gráfica

Hi, Hi Dreamers! ¿Cómo va todo? ¿Calor? ¿Frío? ¿Las dos a la vez? Este tiempo atmosférico tan loco me hace recordar esos veranos de lluvia e inviernos de sol de mi niñez…, eso, junto con las tardes de estar enganchada a la videoconsola. ¿A que algunos de vosotros coincidís conmigo? Eso de mirar por la ventana y ver la lluvia caer, mientras estás tan calentito en casita, jugando a un nuevo juego con toda la ilusión del mundo... ¡qué buenos tiempos! ¿Verdad?

En cierto modo, y yendo al kit de la cuestión, quería darle una nueva oportunidad a esta saga al investigar un poco y ver que la aventura gráfica continuaba en un par de secuelas más. Siendo esta la segunda parte de «Art of Murder» me llamó la atención tanto la portada como lo que iban diciendo de ella los usuarios así que, y sin dejarme llevar por impresiones ajenas, decidí constatar la mía propia y no tardé en hacerme con esta entrega. ¿Le echáis un ojo al tráiler?

Sinopsis:

Con el éxito de sus últimos casos, la agente Nicole Bonnet del FBI ha sido designada a una nueva e importante misión internacional.

Tras unos misteriosos asesinatos en serie a lo largo de EE.UU, (cuyas víctimas están acompañadas de una muñeca veneciana del siglo XVIII y terminaban sostenidas mediante unos hilos tal si de marionetas se tratasen, una muerte similar es denunciada al otro lado del océano, en la ciudad de París. Habiendo sido enviada allí para colaborar con las autoridades del país, en calidad de colaboradora externa, Nicole tiene órdenes de hacer un minucioso seguimiento del peligroso asesino conocido como “El Titiritero”.

Encontrar el vínculo entre las víctimas, descubrir los motivos del asesino para seleccionarlas y llegar al final de todo el asunto describe, a groso modo, su labor de rastreo por el oeste de Europa. No obstante, ante la nula capacidad de cooperación de las autoridades francesas,
Nicole se verá sola y deberá utilizar su ingenio para cerrar con éxito este caso antes de que el asesino se cobre más víctimas.

Opinión Personal:

No os voy a engañar. Desde ya os digo que esta aventura es mejor que la anterior; pero no todo lo mejor que se podía esperar ante el único año que la separa de su predecesora. El título, la idea de la trama, los diferentes terrenos por los que se mueve la historia…: todo tiene su encanto en cierta medida, pero se echa a perder desde que dejas atrás la primera ciudad (París), y es que City Interactive es “muy de fardar al principio” y también “muy de descuidarse al final”. Me explico.

Aún y contemplar el poco tiempo que separaba esta entrega de la anterior, creí que se lo habrían trabajado más para refrescar la saga con aspectos más novedosos y, en cierto modo lo consigue. Esta posee algunos ínfimos detalles que la sobrepasan; pero nada más. Desde el inicio me dio la sensación de que cogieron lo que ya tuvieron hecho del primer juego, (animaciones de los personajes, rostro inexpresivo de la protagonista, misma interface…) y tan solo se limitaron a cambiar escenarios, pistas e historia, que tampoco eran nada del otro mundo.

El argumento peca de variados errores logísticos que lo hacen poco realista, por ejemplo el hecho de que sea el FBI quien se encargue de un caso tan llamativo en lugar de la Interpol (cuya sede está en Francia, primer escenario de esta aventura). Me resultó un detalle chocante, de entrada, pues son muy escasos los temas internacionales donde se inmiscuye el FBI de forma tan directa; pero bueno. Continuando con el asunto, diré que de entrada la primera escena del crimen (portada del juego) es la más espectacular y la más cuidada en detallismo. El juego tiene un apartado de notas anteriores donde es posible curiosear sobre los anteriores casos, el perfil policial del posible asesino, el historial de las conversaciones que mantenemos…: información, a groso modo, que nos puede facilitar el asunto de introducirnos en la búsqueda del criminal, que no a su resolución final. No obstante, ésta no solo nos limita a Francia, sino que nos lleva de forma exprés a un par de localizaciones extras, como a España y Cuba: localizaciones que encontré inservibles a nivel de trama, pues no me aportaban grandes datos. De hecho, llegó un momento en el que me encontraba desconcertada.

A ver, entendedme. Me considero espabilada en muchos campos, y el que no supiera  qué estaba haciendo la protagonista en un punto y otro, salvo perder el tiempo, me ponía de los nervios. Y he de decir que esta sensación se va repitiendo no en uno, sino en numerosos escenarios. Sumado al asunto de no encontrar un nexo claro, que hiciera de la trama algo coherente y regular, toda trama argumental que en un principio pudiera prometer se ve gravemente dañada por detalles como éstos. En definitiva, es muy caótico y se resumiría en un pudo haber sido, pero no fue.

Con referencia a la jugabilidad, ya estaréis al tanto del modus operandi de las aventuras gráficas: puntear y clicar con el ratón, investigar, realizar puzles, mezclar objetos… «Art of Murder: The Hunt for the Puppeteer» tiene el estilo clásico una aventura gráfica, sin variar un ápice los elementos que las caracterizan. Tenemos el entorno, con el que experimentar, pero tal y como sucedía en la anterior entrega, cuando queremos combinar algo y caemos en el error, los tediosos comentarios de la protagonista terminan socavando esos demonios interiores que cada uno de nosotros llevamos dentro para mandar el juego a la mierda…, y eso siendo generosos. Es por ello que terminamos teniendo en el inventario, siempre visible y accesible, una tanda de objetos de los que no tenemos idea de para qué nos pueden servir y cuya utilidad se limita bastante a un solo final. Por ejemplo, la cámara de fotografías sólo se emplea para los crímenes, y cabe decir que no en todos, pues llega un momento en el que desaparece. Otro ejemplo es el teléfono móvil, cuya utilidad se limita también a un par de ocasiones y donde tampoco se le saca toda la ventaja que cabía esperarse de un objeto con tantas posibilidades.

A su vez, no siempre todos los objetos que van a parar a nuestro inventario los tomamos nosotros, sino que en ocasiones se nos añaden por sí solos al abrir el cajón de una mesa o al rebuscar entre unos arbustos, casi obligando al jugador de revisar cada objeto para una nueva pista: yo lo encontré forzado, y más que una innovación o facilidad a la hora de encarar el juego lo vi como una zancadilla.

El apartado gráfico, como ya cité anteriormente, posee el mismo perfil que el de su predecesor. A simple vista el atractivo reside en los escenarios pues, a pesar de no estar absolutamente bien conseguidos, el modelado digital de los personajes no es un caldo de cultivo aparte, sino que todo resulta bien nivelado: no te da la sensación de que el personaje está fuera del escenario, sino que forma parte de él. Además, y aún tener que mejorar en ese detalle, las calles ya no se muestran tan vacías y si lo están siempre hay una buena excusa para ello: el calor, las altas horas de la noche (típico)…, pero al margen de ello he podido apreciar el esfuerzo de hacer más vivo el entorno con personas charlando en una esquina, una pareja haciendo footing, coches pasando por la calle... Con la experiencia de la primera entrega, me sorprendió que añadiesen esa clase de detallitos ambientales. En general, visualmente está muy bien; aunque pudo haberse mejorado y pulido ciertas cosas.

Tal y como le pasó al primero, la sección de sonido tiene una de cal y otra de arena. Está muy conseguido con respecto al sonido ambiental, pero como música propia del videojuego en sí deja mucho que desear al no poseer una melodía clásica o que te haga recordar un momento del juego. Por otro lado, y al igual que el anterior, «Art of Murder: The Hunt for the Puppeteer» está doblado a español y aunque la interpretación de unos personajes está muy lograda (la del detective francés me gustó muchísimo), la de la protagonista me sigue pareciendo inapropiada tanto por el guión como por la propia entonación de la actriz de voz en sí. Supongo que es una observación un tanto innecesaria por mi parte, pero casi siempre que la escuchaba se me antojaba muy puntillosa y repelente: yo habría preferido la voz original doblada en inglés y los subtítulos pertinentes en español.
En definitiva: La idea inicial del asesinato en serie estaba genial, muy conseguida y con un gran potencial a nivel de trama, contando también con un apartado gráfico atrayente y cuidado al detalle; pero como es costumbre en esta clase de videojuegos, lo bonito y llamativo se coloca al inicio para crear expectativas, y luego hacia el final se estropea todo y se descuidan muchos aspectos.

Si el eje central de un shooter (videojuego de disparos) es la amplitud de armas y el sistema combativo, en la aventura gráfica el eje cae directamente sobre la trama inicial y sus personajes. Por ello esto, en «Art of Murder: The Hunt for the Puppeteer», pierde unos puntos increíbles con respecto a su predecesor ya que el argumento coherente y “normal” del inicio se ve barrido por una tanda de sucesos inconexos que te llevan a trancas y barrancas hacia un final predecible y que no tiene ni pies ni cabeza. Los aspectos pocos pulidos, la dificultad tirante y ocasional de la aventura y la ambientación, de corte policial y adulto, le restan puntos a la presentación haciéndola poco o nada atractiva tanto para alguien que quiere empezar como para los que somos entendidos en el tema. Pese a tener algunos detalles bonitos a mí no me terminó de cuajar: de ahí que lo haya puntuado de forma tan baja.

Lo dicho. Si quieres empezar con una aventura gráfica, los juegos de «Art of Murder» no deberían ser tu primera opción porque, básicamente, terminarás crucificando y odiando el género. Y aunque ya ha salido el tercer título de la saga, ahora sí que sí, creo que dejaré pasar un tiempo antes de volverme a sumergir en ella. En esta entrega casi me ahogo, así que no es para menos que guarde la saga entera en un oscuro desván para no volverla a ver un mucho, mucho… pero que mucho tiempo. ¿Y vosotros que tal? ¿Alguno lo ha probado o pensaba hacerlo?
 
¡Hasta la próxima!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Hi, hi, Dreamer! Antes de que cierres esto, ¿no quieres dejarme tu opinión al respecto? Comentar una entrada te llevará pocos minutos y con tu contribución conseguirás no solo que mi humilde hogar crezca… ¡sino que también me alegrarás el día!

Te pido respeto y, por favor, ahórrate dejar cualquier link o publicidad. Si quieres más información sobre este aspecto, clica aquí para saber acerca de la política de este Blog.