Bichos: Una aventura en miniatura

El aspirante a inventor, nuestro protagonista Flik, vive junto a la colonia de hormigas como un proscrito que solo causa problemas.
La colonia, que se encuentra oprimida por una banda de saltamontes, debe recoger raciones para los mismos sin descuidar sus propias reservar; sin embargo, una de las invenciones de Flik causa un pequeño desastre y ahora la colonia se ve obligada a recoger el doble de comida.

Entonces Flik idea un plan para encontrar a otros insectos con los que combatir a los opresores de la colonia, emprendiendo así su viaje a la gran ciudad. Topándose con un grupo circense, que malinterpreta sus palabras al tomarlo como un cazatalentos, éstos creen que representarán una obra en lugar de combatir y pronto se verán envueltos en la mayor de las locuras de Flik para engañar a los saltamontes y así expulsarlos.


Fecha de Salida: 5 de Noviembre, 1998

Desarrollador: Traveller’s Tales

Plataforma: PlayStation

Género: Plataforma

Hi, Hi Dreamers! Para variar, aquí os traigo otro videojuego de plataforma. (¡Estoy que no paro!) Casi como si pareciese que Agosto es el mes ideal para este género, he cogido mi vieja consola, me he puesto a buscar otro clásico que resucitar de mi infancia y hoy es el turno de este.

Sin habérmelo pasado del todo en su día, me tomé el reto de hacerlo este verano y así rememorar esos viejos momentos en los que no tenía responsabilidades, así como ni una sola preocupación.
Basada en la película de Pixar, (aunque con un argumento más corto al tratarse del videojuego), “Bichos: Una aventura en miniatura” recrea la vida de la hormiga Flik y los problemas de su colonia ante el abuso de los saltamontes. 

 ¡Dentro tráiler!

Sinopsis:

El aspirante a inventor, nuestro protagonista Flik, vive junto a la colonia de hormigas como un proscrito que solo causa problemas; pero sin desilusionarse, continúa su vida con normalidad.

La colonia, que se encuentra oprimida por una banda de saltamontes, debe recoger raciones para los mismos sin descuidar sus propias reservar; sin embargo, una de las invenciones de Flik causa un pequeño desastre y ahora la colonia se ve obligada a recoger el doble de comida para los saltamontes.

Entonces Flik idea un plan para encontrar a otros insectos con los que combatir a los opresores de la colonia, emprendiendo así su viaje a la gran ciudad. Topándose con un grupo circense, que malinterpreta sus palabras al tomarlo como un cazatalentos, éstos creen que representarán una obra en lugar de combatir y pronto se verán envueltos en la mayor de las locuras de Flik para engañar a los saltamontes y así expulsarlos.

Opinión Personal:

Pensaréis que se me ha ido la olla con las últimas reseñas tan “retro” que he subido al blog; pero ya sabéis que en tanto me hago con un sobremesa decente para los juegos que requieren mayor capacidad gráfica, me entretengo con estas viejas glorias que nadie quiere demasiado. (La cuestión es divertirse, ¿no? <3) Pero dejando a un lado eso, vamos al meollo del asunto.

La historia no tiene ningún misterio pues es bien parecida a la de la película, siguiendo el mismo guión salvo por algunos cambios menores para que concuerden con el hilo argumental del videojuego como adelantos de cinemáticas y hechos, cortes de escenas…; pero el guión sigue siendo el mismo. La hormiga Flik es el único personaje jugable que tendrá que realizar, a través de los diversos niveles, una serie de tareas para llevar a cabo el final que todos conocemos de la película de Pixar. Por ello, eché en falta algún modo más novedoso, como el hecho de tener la posibilidad de manejar a otros personajes, por ejemplo.

Yendo al aspecto gráfico, y siendo el que más nota recibe de los apartados principales, en primer lugar creo que como introducción a los diversos niveles estuvo muy bien el que mezclaran y desordenaran las escenas de la película para que fuera acorde con los hechos del videojuego: resultó muy ameno. No obstante, es la animación 3D de cada personaje lo que destaca en esta pequeña obra de Traveller’s Tales. Con un ambiente rico de detalles y que muestra lo que vendría siendo un reflejo interactivo del pequeño mundo de las hormigas, el que el entorno este desarrollado enteramente en 3D no hace más que sumar puntos a este apartado a pesar de los inconvenientes gráficos de la consola y de la época: el 3D debía pulirse aún en muchos aspectos. Pero algo que me gustó bastante, (y un detalle en que me fijé a conciencia) fue que al hablar el protagonista sus labios se movieran: toda una novedad.

La jugabilidad es un tanto tosca. La cámara es un incordio constante, quedando fija tras el personaje, y sin posibilidad de cambiarla o manejarla a nuestro antojo: en ocasiones llegué a odiar muchísimo algunos niveles por este punto negativo. A su vez, el propio movimiento de nuestro protagonista se antoja torpe y pesado, en ocasiones, dependiendo especialmente de unas habilidades no demasiado perfiladas. Por ejemplo, a lo largo de la historia vamos descubriendo diversos tipos de semilla que debemos plantar y utilizar en nuestro beneficio. Ya sea para llegar a un lugar elevado, conseguir diversos tipos de bayas con las que liquidar a nuestros enemigos, ser invulnerable o una combinación variopinta de las anteriores, lo que nos plantea el hecho de encontrar las semillas y transportarlas hasta donde queramos emplearlas. El proceso en sí se hace lento por el avance del personaje (que parece estar pisando huevos), y esto llega a tornar la aventura algo aburrida. A su vez, nos lleva a una espada de doble filo: la variedad de las semillas es bastante amplia y eso da cierto color al videojuego, pero en ocasiones los puzles son tan complicados que el nivel en el que nos encontramos se hace interminable, en un constante ensayo-error solo apto para gamers pacientes. 
Por otro lado disponemos de zonas abiertas que poder explorar dentro de cada nivel, pudiendo completarlos con sus bonificaciones antes de la misión principal: recoger 50 semillas, completar el nombre de Flik o acabar con todos los enemigos gracias a las bayas doradas (proyectiles que eliminan definitivamente a nuestros oponentes) son ejemplos de ello y siempre están presentes en cada fase, marcando un punto más a la dificultad extra para los experimentados que quieran llegar al 100% del videojuego.

Por último, y tal y como pasa en esta clase de aventuras, el apartado de sonido no tiene una banda sonora que nos cale: siquiera emplean la de la película, que podría haber sido un plus a la hora de llamar la atención. Pero dejando a un lado este tema, decir que el doblaje y la cantidad variable de diálogos y comentarios (en especial de nuestro protagonista), nos aportan consejos y cierta ayuda en para solventar los problemas de los diversos niveles. Además, (al menos para el público español) los dobladores del videojuego son los mismos que los de la película y el que éstos se conserven ameniza la aventura, sin que tengamos que arrugar el ceño de manera desaprobadora.
A groso modo puede parecer un juego más, poco o nada indispensable en comparación con otras obras de arte; pero como clásico de las plataformas Disney ha dado la talla con un merecido aprobado. Con sus más y sus menos, volverlo a jugar tras tantos años de desentreno en este género ha supuesto un gran reto para mí; no obstante, para los aficionados a las plataformas, estimo indispensable darle una oportunidad a esta vieja gloria…, en especial si lo probaste cuando salió a la venta.

¿Alguno de vosotros lo compró en su día? 
¿Tendríais o no ganas de revivirlo?
 ¡Recordad contádmelo en los comentarios! 
¡Nos leemos en la siguiente entrada!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Hi, hi, Dreamer! Antes de que cierres esto, ¿no quieres dejarme tu opinión al respecto? Comentar una entrada te llevará pocos minutos y con tu contribución conseguirás no solo que mi humilde hogar crezca… ¡sino que también me alegrarás el día!

Te pido respeto y, por favor, ahórrate dejar cualquier link o publicidad. Si quieres más información sobre este aspecto, clica aquí para saber acerca de la política de este Blog.