The Adventures of Lomax

En el mundo de los Lemmings una entidad maligna ha vuelto a sus habitantes en bestias y criaturas horribles, privándolas de la paz y la armonía que caracteriza a su raza.

Pero el caballero Lomax, portador de un casco encantado, es uno de los únicos que se ha librado del maleficio junto con el Sabio Lorock, quien con sus consejos le irá guiando en su camino.

Debiendo rescatar a cuantos Lemmings vea transformados, Lomax debe vencer al ente maligno y restaurar la paz en el mundo.


Fecha de Salida: 11 de Enero 1997

Desarrollador: Psygnosis

Plataforma: PlayStation, PC

Género: Plataforma

Hi, Hi Dreamers! Calor, calor, calor…: mucho calor. Este verano está siendo especialmente cruel con los españolitos; pero eso a los alemanes que vienen a veranear no parece importarles a la hora de tostarse al sol. Eso sí, con sus calcetines y chanclas bies puestos para ganar parentesco con el doctor Zoidberg. Pero como no puedo irme de vacaciones (otro año de sequía adquisitiva, >_<), me he puesto las botas en mi tiempo libre con este clasiquito de mi infancia en tanto le doy los últimos retoques a mi proyecto.

Lo curioso es que recordándolo mucho más difícil en aquel entonces, he encontrado este videojuego tan tremendamente fácil que me lo he terminado en poco menos de día y medio. (¡Los de plataforma me lo bebo!) Así que, sin más preámbulos, os dejo con este gameplay a modo de presentación pues, al ser esta una reliquia tan antigua, no tiene trailer propiamente dicho.


Sinopsis:

En el mundo de los Lemmings una entidad maligna ha vuelto a sus habitantes en bestias y criaturas horribles, privándolas de la paz y la armonía que caracteriza a su raza.

Pero el caballero Lomax, portador de un casco encantado, es uno de los únicos que se ha librado del maleficio junto con el Sabio Lorock, quien con sus consejos le irá guiando en su camino.
Debiendo rescatar a cuantos Lemmings vea transformados, Lomax debe vencer al ente maligno y restaurar la paz en el mundo.

Opinión Personal:

Aviso de que esta reseña no me va a llevar mucho. Al ser un clásico del 2D no hay demasiado de lo que hablar, por lo que es probable que ésta sea la reseña más corta que haya hecho hasta ahora (para alivio de los que no suelen leer a menudo).

Para quien lo desconozca (bienvenido al club), los Lemmings son unas criaturas que ya tuvieron su estreno en la década de los noventa, siendo ésta aventura de plataformas una especie de spin-off más interactiva y dedicada, como sus predecesores, al público infantil.

Protagonizada por Lomax, un encantador Lemming de corte caballeresco, la historia vendría siendo un copy-paste de las aventuras clásicas de la época, como lo fueron Medievil o Klonoa años después salvo por el detalle de estar moviéndose en el 2D, en lugar de en el 3D y también por la falta de diálogo. 

El argumento se sobreentiende una vez empiezas y, aunque tienes la introducción del Sabio Lorock (un ancianito que va dándote consejos), la aventura no se cimenta en las palabras, sino en el constante avance del personaje principal: punto negativo para los que buscan algo más. Sin embargo, contando con que es una aventura para niños, se sobreentiende la ausencia de una historia sólida. 


Debiendo atravesar un total de cinco mundos con cuatro fases cada uno, salvo el último, Lomax debe abrirse camino con su casco mágico para ir derrotando a las versiones malvadas de los Lemmings y así transformarlos en lo que eran. Mediante poderosos conjuros, el casco le confiere increíbles y valiosas habilidades que le ayudan en su misión.

En cuanto a apartado gráfico, hay que destacar que es muy detallista. El protagonista goza de un amplio y simpático repertorio de animaciones, así como de un cuidadoso diseño a lo capa y espada. Los enemigos, variados y pintorescos, van desde los Lemmings clásicos hasta tocar vampiros, hombres-lobo, zombies vaqueros o incluso aliens. A un mismo tiempo los escenarios, también de ambientación diversa, parecen muy sobrecargados pero con el difuminado más claro en el fondo y más intenso en la pantalla principal (por dónde camina el personaje), se logra una armonía deliciosa para la vista. Aunque éstos, a veces, inducen a confusión…, lo que provoca caídas estúpidas o saltos poco precisos que terminan con la vida de nuestro caballero.

Con respecto a la jugabilidad, he de admitir que su control es sencillo en todos los aspectos. Avanzar a un lado, ir al fondo o volver al frente, es el sistema de desplazamiento por antonomasia en estos clásicos del 2D. Pero limitándome a señalar el aspecto de los ataques y habilidades especiales, diré que el asunto se simplifica en cuestión de un número (cinco o diez, dependiendo del tipo de ataque especial), lo que nos hace mirar mucho por las habilidades que nos quedan para el resto de fases y que solemos emplear más. Excavar, lanzar bombas y usar fuego, entre otras, serán nuestras armas a la hora de abrirnos paso por el mundo. 
Ligado a esto, reconozco que para un jugador experimentado el no poder optar a todas las habilidades posibles, en un mismo nivel al irse agotando el número de usos, limita bastante el hecho de avanzar con cierta ligereza. Pero esto se contrapone a la facilidad de obtener vidas extras: rescatando a cincuenta Lemmings o recogiendo un total de cien monedas se te suma una vida más a tu reserva, pudiendo tener un máximo de 30 vidas. Relacionado con esto, el aspecto del casco también no ofrece un seguro a la hora de enfrentarnos con nuestros enemigos, pudiendo recibir dos toques antes de perder la vida. En ese sentido, Lomax está muy equilibrado. 
De hecho, sus fases van a más en dificultad; pero aún así, le tengo que poner una peguita más, y es que el videojuego no consta de un sistema de guardado por tarjeta de memoria, sino que cada mundo va por contraseñas. ¿Qué quiero decir? Que si dejas el juego por un día y no apuntas la contraseña de dónde te quedaste, lo tienes que repetir desde el inicio. C’est la vie! ¡En aquel entonces el rollo de meter los dígitos de la contraseña se llevaba bastante!

Por último, en el aspecto del sonido el juego emplea archivos MIDI para cada uno de los mundos, resultando acordes con cada uno de ellos, pero son también muy repetitivos si un escenario se te resiste demasiado. La suerte de ello es que son pistas de reproducción que se intercalan de una fase a otra, así que si no te entretienes demasiado la música apenas llega a molestar. ¡Eso sí! No esperes quedarte con ningún soniquete o melodía propia del juego.
En definitiva, «The Adventures of Lomax» es un juego dinámico y algo adictivo si te gustan las plataformas retro. A su vez, si se tiene en cuenta que es para críos y que te traslada a la época de las recreativas, puedes echar una buena y entretenida tarde, ya sea de verano o de invierno.
¿Alguno lo ha jugado o le recuerda a su predecesor, “The Misadventures of Flink”? Lomax parece la versión renovada y en Lemmings de ésta última; pero si te agradan los videojuegos de plataforma, te recomendaría jugar primero a Flink y luego a Lomax.



¡Nos veremos en la próxima entrada!

2 comentarios:

  1. No lo conocía, lo he visto y me ha recordado a los Lemmings. Te he leído y he entendido ya todo xDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hi, hi! ¡Bienvenido NeoJin! La antigua saga de los Lemmings eran otros de los videojuegos que tenía pendientes, pero como tenía que elegir, preferí Lomax por haber marcado mi infancia: esa en la que todos los viernes iba al videoclub para pasar de las películas e ir a la pequeña sección de videojuegos de playstation xD

      ¡Un saludo y gracias por comentar!

      Eliminar

Hi, hi, Dreamer! Antes de que cierres esto, ¿no quieres dejarme tu opinión al respecto? Comentar una entrada te llevará pocos minutos y con tu contribución conseguirás no solo que mi humilde hogar crezca… ¡sino que también me alegrarás el día!

Te pido respeto y, por favor, ahórrate dejar cualquier link o publicidad. Si quieres más información sobre este aspecto, clica aquí para saber acerca de la política de este Blog.