Autoreflexión 2014

Hi, hi, Dreamers!

El pasado año me tomé mi tiempo para reflexionar acerca de las ventajas y desventajas que había tenido para decir “adiós” a lo que se dejaba atrás y “hola” a lo que tenía que venir. No obstante, en este, con tantas cosas pendientes había tanto por hacer, disfrutar y soñar, que cuando me he venido a dar cuenta, ya era tarde y me he visto sin tiempo para escribir una consabida y extenuante entrada en un excesivo repaso por mis mejores y peores momentos de 2014…: típico mío el alargarme tanto.

Habiendo dejado mucho en el tintero, más allá de la búsqueda de seguidores aquí o en mis redes sociales (algo que llegaba a preocuparme al entrar en comparativos absurdos), he podido comprobar que este blog sigue creciendo pese a mis desapariciones…, así como ante el hecho de no llegar a todo el mundo de la misma manera que a mí. No obstante, y ya habiéndolo dicho en la autoreflexión del pasado año, mi pequeño espacio es solo y exclusivamente para mí y mis gustos, siendo público para todo aquel que quiera acompañarme en mis aventuras y desventuras.

Y aunque no todo han sido risas en este 2014 que se deja  atrás, quisiera agradecer a todos los que me habéis apoyado, tanto directa como indirectamente, por haber estado ahí porque de no estar entonces no os podría desear un feliz y próspero año nuevo. 

¡Empezadlo con buen pie, Dreamers!





0 comentarios:

Publicar un comentario

Hi, hi, Dreamer! Antes de que cierres esto, ¿no quieres dejarme tu opinión al respecto? Comentar una entrada te llevará pocos minutos y con tu contribución conseguirás no solo que mi humilde hogar crezca… ¡sino que también me alegrarás el día!

Te pido respeto y, por favor, ahórrate dejar cualquier link o publicidad. Si quieres más información sobre este aspecto, clica aquí para saber acerca de la política de este Blog.