Breath of Death VII, The Beginning

En el siglo XXI, el mundo estaba convulsionado por la guerra y una nación desesperada detonó una poderosa arma que acabó con toda vida conocida hasta entonces: la Era de los No-Muertos había comenzado y todo fue bien.

No obstante, el mal invadió sus tierras y ahora son cuatro los héroes que deben alzarse desde la tumba para combatirlo: Dem, el Caballero Esqueleto; Sara, la historiadora fantasma; Lita, la vampiresa amante de la tecnología antigua, y Erik, el príncipe zombie.

Juntos deberán embarcarse en una épica aventura, viajando a lo largo del ancho mundo en busca de los secretos del pasado. Pero no será fácil, pues las fuerzas del mal se les opondrán, encontrándose con la mismísima muerte.

Fecha de Salida: 13 de Julio, 2011

Desarrollador: Zeboyd Games


Plataforma: PC, Xbox


Género: JRPG, Indie, Retro  


Hi, hi Dreamers! Entre las clases, los exámenes, los trabajos, la familia, los amigos y otros tantos deberes que una debe cumplir…, no he tenido tiempo para absolutamente nada. ¡Ni siquiera de disfrutar de un fin de semana de paz y tranquilidad! No obstante, a la espera de las vacaciones, he aprovechado  para adelantar faena y dedicar unos minutillos a sacar adelante el blog antes de volver a empezar. 

Este 2014 he escrito un total de 88 entradas, siendo esta la 89 respectivamente y aunque me hubiera gustado llegar a la número 100 como mínimo, no me he visto con el suficiente tiempo libre como para dedicarme al pequeño rincón. Sin embargo, ahora que estoy aquí, voy a hablaros no del número de entradas, ni de mis tonterías y paranoias mentales, sino de este videojuego, cuya historia habla por sí sola. 

¡Dentro trailer!
Sinopsis:

En el siglo XXI, el mundo estaba convulsionado por la guerra y una nación desesperada detonó una poderosa arma que acabó con toda vida conocida hasta entonces: la Era de los No-Muertos había comenzado y todo fue bien.

No obstante, el mal invadió sus tierras y ahora son cuatro los héroes que deben alzarse desde la tumba para combatirlo: Dem, el Caballero Esqueleto; Sara, la historiadora fantasma; Lita, la vampiresa amante de la tecnología antigua, y Erik, el príncipe zombie.

Juntos deberán embarcarse en una épica aventura, viajando a lo largo del ancho mundo en busca de los secretos del pasado. Pero el recorrido no será fácil, pues las fuerzas del mal se les opondrán, encontrándose cara a cara con la mismísima muerte.

Opinión Personal:

Tal y como habéis visto en las últimas reseñas le he dado una oportunidad a estos videojuegos encantadoramente retro. Como algunos sabréis, me veo frustrada ante mi portátil cuya capacidad es muy inferior a la que demandan los requisitos mínimos de muchos de mis videojuegos, por lo que me he visto obligada a buscar  algo que no requiera tanto componente gráfico para no quemar uno de mis principales sustentos de entretenimiento electrónico… por no decir el único.

Yendo a la historia, tal y como habéis visto brevemente en la sinopsis, nos encontramos en un mundo post-apocalíptico donde los únicos moradores son los no-muertos: herederos de la tierra tras la última guerra librada por la humanidad y que terminó con todo resquicio de vida, haciendo que una nueva era resurgiera para los muertos vivientes. Así pues, y siendo ya una técnica muy empleada en este último siglo, tenemos a nuestros cuatro protagonistas: 

Dem, nuestro héroe inicial y capitán de esta aventura, tiene por objetivo convertirse en un verdadero héroe para velar por la paz de la región. Como veis, se trata de un esqueleto y, ante la ausencia de músculos y por tanto de una lengua con la que hablar, se nos presenta como un silencioso espadachín: dato que repercute a lo largo de la historia a la hora de comunicarse con el resto del grupo. Sin embargo, muy amablemente el narrador habilita un “sistema” para que nosotros podamos saber qué cruza por su ahuecada cabeza.
Sara es una fantasma historiadora del antiguo mundo que se une a Dem, tomándole como su guardaespaldas, en pos de recopilar información acerca de lo que llevó al mundo anterior hasta su declive. Siendo experta en magia curativa y de apoyo, al ser una fantasma tiene la capacidad de leer la mente de los demás y es la única que puede comunicarse y hacer comunicar a otros lo que Dem piensa.
Lita es una vampiresa a la que le encanta la tecnología del viejo mundo, siendo la tercera en incorporarse al grupo. Pese a que le importa poco ser o no una heroína, solo se mueve en pos de hallar nueva tecnología, siendo el único personaje a la que veremos emplear armas de fuego, además de magia negra.
Y por último está Erik, un príncipe zombie francés que se ha dado la buena vida y al que le encanta cortejar a las señoritas y mostrar sus muy diversas habilidades. Como zombie posee una mayor resistencia a los golpes, siendo su punto fuerte los golpes físicos con su hacha.
[ La dichosa ética del Héroe ]

Y siendo estos los protagonistas no-muertos, básicamente la historia se desarrolla de una ciudad a otra, desvelándose en la primera el siguiente paso a seguir a través de un mapamundi, al más puro estilo RPG. De esto modo, y más o menos a la mitad del juego, se descubre un objetivo mucho más definido que el simple hecho de deambular por ahí librando a la gente de sus problemas…, pero igualmente relacionado con el hecho de ser héroes. Todo ello, por supuesto, entre risas y carcajadas ya que, dentro de lo que cabe esperarse, Zeboyd Games es bien conocido por introducir altas dosis de humor en sus videojuegos haciendo alusión a otros títulos o a los estereotipos esperados de los caballeros de brillante armadura.

Tocando el aspecto gráfico, este videojuego también está creado con el RPG Maker, resultando nostálgico el hecho de jugarlo al recordar a las antiguas recreativas o incluso a los clásicos de Nintendo. Veremos bosques, cuevas, entradas a dungeons y, por supuesto, tendremos encuentros aleatorios tanto en el mapamundi como en el interior de los lugares no-civilizados.
Como punto negativo, he de decir que el visor de batalla es algo tosco. Con esto, se percibe cierto descuido en la realización de fondos haciendo que los enemigos floten en la oscuridad sin más. Así como el hecho de poseer una interfaz bastante simple, en blanco y negro, que hace aún más evidente el punto anterior.
[ ¿Solo soy yo... o es que veo doble? ]
Con respecto a la jugabilidad, su sistema de combate es el clásico de los RPG por turnos. No obstante, se diferencia de otros que he jugado (como Final Fantasy, Chrono Cross, Legend of Dragoons etc.) en que con cada ronda en una misma batalla los enemigos hacen un 10% más de daño, lo que nos incentiva a que terminemos la lucha lo antes posible y midamos nuestras posibilidades a la hora de derrotar a nuestros enemigos. Además, tras la batalla los puntos de vitalidad y magia de nuestros personajes se restablecerá en la medida proporcional del tiempo que hayamos tardado: algo bastante ingenioso y que nos ahorrará muchos quebraderos de cabeza, sumado a la posibilidad de guardar cuando y donde queramos. Pero no solo eso, sino que tras subir de nivel, podremos elegir siempre entre dos opciones para subir nuestras estadísticas (fuerza, destreza, constitución, etc.), escoger nuevas técnicas o hechizos o, incluso, incrementar nuestro poder de vitalidad o magia.
[ ¡Marchen! Un, dos; un, dos... ]
Sin embargo, tal y como en el punto anterior, he de añadir que las ciudades son pocas (un total de cuatro en todo el juego) y que solo se puede llegar a ellas de manera manual. Vaya, que no hay ningún objeto que nos lleve directamente en caso de necesitarlo y esto sucede también a la hora de abandonar las pertinentes dungeons: una vez te pasas una, debes hacer el camino de vuelta de pe a pa, resultando algo fatigoso si se tiene en cuenta la velocidad a la que van los personajes. 
Aunque a estos puntos negativos hay que contraponerles a su vez otros, como el número de batallas pues, en cada zona, tras cumplir un determinado número de luchas (que se muestra en el menú principal), desaparecerán los encuentros aleatorios y podremos explorar cuanto queramos. De hecho, en el caso de que deseemos subir de nivel, tenemos la opción de buscar pelea a través del menú. Además, por otro lado,  el videojuego también posee numerosas dungeons extras con jefes más poderosos a los que derrotar (por si pica el gusanillo de la curiosidad).

Y ya finalizando, el aspecto del sonido y la música es la que te vienes encontrando en un juego con este tipo de características: los conocidos y venerables archivos MIDI. Con tonos tranquilos en los pueblos y ciudades y unos más metaleros en las batallas, (diferenciando las habituales de las de los jefes de cada nivel), la música tiene la facilidad de ser recordada por el soniquete repetitivo y variado de cada una de las áreas. Todo ello, por supuesto, si no pasas demasiado tiempo en un mismo sitio.

Seguro que dejo cosas en el tintero, pero apuesto a que en esta entrada ya habré dicho lo suficiente como para explicar mi resolución al respecto.
Por lo tanto, «Breath of Death VII»  es un clásico; pero sin serlo realmente. Es una aventura corta, de no más de 9 de horas si lo completas al cien por cien, que hace honor a esos grandes títulos que algunos jugamos antaño o de los que escuchamos hablar. Siempre tomando como estandarte principal el humor para llegar hasta el desenlace (para nada esperado) de su historia, pese a sus defectos es una aventura que se hace querer y que merece un pequeño toque cariñoso de nuestra atención. 

¿Alguno de vosotros lo ha comprado o se ha hecho con él recientemente? ¡Contadme qué os ha parecido la reseña en los comentarios! ¡Nos leemos en la siguiente entrada!


0 comentarios:

Publicar un comentario

Hi, hi, Dreamer! Antes de que cierres esto, ¿no quieres dejarme tu opinión al respecto? Comentar una entrada te llevará pocos minutos y con tu contribución conseguirás no solo que mi humilde hogar crezca… ¡sino que también me alegrarás el día!

Te pido respeto y, por favor, ahórrate dejar cualquier link o publicidad. Si quieres más información sobre este aspecto, clica aquí para saber acerca de la política de este Blog.