El Último Deseo

Geralt de Rivia, brujo y mutante sobrehumano, se gana la vida como cazador de monstruos en una tierra de magia y maravilla: con sus dos espaldas al hombro - la de acero para hombres, y la de plata para bestias- da cuenta de estriges, manticoras, grifos, vampiros, quimeras y lobisomes, pero sólo cuando amenazan la paz. Irónico, cínico, descreído y siempre errante, sus pasos le llevan de pueblo en pueblo ofreciendo sus servicios, hallando las más de las veces que los auténticos monstruos se esconden bajo rostros humanos. En su camino sorteará intrigas, elegirá el mal menor, debatirán cuestiones de precio, hollará el confín del mundo y realizará su último deseo: así comienzan las aventuras del brujo Geralt de Rivia.
Título: El Último Deseo

Género: Fantástica

Saga: La Saga de Geralt de Rivia (1/8)

Autor: Andrzej Sapkowski

Editorial: Bibliópolis

Páginas: 256 páginas

Formato: Pasta Blanda

PvP: 18,00€

Contraportada:

Geralt de Rivia, brujo y mutante sobrehumano, se gana la vida como cazador de monstruos en una tierra de magia y maravilla: con sus dos espaldas al hombro - la de acero para hombres, y la de plata para bestias- da cuenta de estriges, manticoras, grifos, vampiros, quimeras y lobisomes, pero sólo cuando amenazan la paz. Irónico, cínico, descreído y siempre errante, sus pasos le llevan de pueblo en pueblo ofreciendo sus servicios, hallando las más de las veces que los auténticos monstruos se esconden bajo rostros humanos. En su camino sorteará intrigas, elegirá el mal menor, debatirán cuestiones de precio, hollará el confín del mundo y realizará su último deseo: así comienzan las aventuras del brujo Geralt de Rivia.

Normalmente en esta parte (y porque en las contraportadas a veces no suele haber demasiada información) suelo explayarme y decir más o menos de lo que va el libro con mis propias palabras. Pero en vistas de que la propia contraportada hace las veces de resumen en esta ocasión, os hablaré un poco de la ambientación.
            La acción se desarrolla en un mundo fantástico y medieval donde seres mágicos campan a sus anchas en tanto los humanos viven sus vidas sin mayor preocupación. No obstante, cuando la convivencia no es posible se necesita a un Brujo para que intervenga con hechizos en asuntos que personas de a pie no pueden solucionar.
            Acompañado en ocasiones de su fiel amigo, el trovador Jaskier, a lo largo de siete capítulos (llamados "La Voz de la Razón") se cuenta que Geralt de Rivia despierta en un templo malherido tras su último encargo. Sin embargo, conforme avanza la trama, Geralt va recordando trabajos que realizó en el pasado. A través de esas memorias, transformadas en cuentos, divididos en seis capítulos y que beben de la literatura y el folclore del este europeo, se explica la complejidad de lo que significa ser un Brujo.

Para no aburriros más de la cuenta, en vistas de que estoy un poco verde en esto de hacer una reseñas, lo diré claramente: cuando empecé con El último Deseo tenía la motivación de leer el libro antes de jugar al videojuego que ya tenía instalado (para quien no lo supiera, sí. Existe una saga de videojuegos con Geralt de protagonista). Esto no quiere decir que quien haya jugado primero no vaya a disfrutar de este primer libro... ¡ni mucho menos! Sino todo lo contrario. Lo que puede pasar es que la trama del videojuego contamine la de la novela: son parecidas, pero no idénticas. Una no suple a la otra.

            Aclarado esto, y partiendo de mi propia experiencia, he de decir que los personajes (especialmente Geralt de Rivia) me sorprendieron para bien. Cada uno tiene una manera única de hablar, de moverse, de interactuar con otros..., y no solo los que rodean al protagonista y él mismo, sino personajes secundarios que tienen un carácter propio. ¿Sabéis cuando te sientes identificado con algún personaje? Pues además de cumplir con ello yo fui capaz de ver a gente de mi entorno plasmada en las páginas del libro. Algunos son tan reales que me resultó como si se moviesen solos dentro de la trama, haciéndola más viva y perceptible. Ya no solo los detallitos de los acentos (algunos muy graciosos y es aquí donde se ve realmente el trabajo de los traductores), de la faceta psicológica de cada personaje o de las motivaciones que llevan a unos y a otros a hacer lo que hacen, sino por la propia ambientación que te invita a sentarte tranquilamente para disfrutar de la lectura. De hecho, a medida que avanzaba y leía sin parar este primer tomo sentía cierta calidez en cada párrafo que me acercaba un poquito más al mundo de Geralt. Era algo que no sentía al leer un libro de fantasía desde hace bastantes años, tal y como me pasó con el hobbit siendo niña.
            Con respecto a las descripciones, y he de aclarar que soy muy exquisita para las mismas, a mi parecer están escritas de forma natural. Sin aditivos artificiales. Hay un especial equilibrio entre descripción del entorno, de los sentimientos de cada personaje, de los recuerdos, de los acontecimientos y de la propia ambientación del mundo de Geralt de Rivia. Cuando crees que te vas a aburrir de uno de estos aspectos se produce un cambio hacia otro, y de ese otro a uno nuevo... y así constantemente. Ese dinamismo consigue que el lector esté atento a cada conversación o hecho y que, además, logra el que se produzca una inmersión en un mundo que no conocemos y que tímidamente se abre a nosotros. 


            La utilización de un lenguaje sencillo hacen la lectura amena y fácil de continuar y, a un mismo tiempo, el que la historia esté dividida en capítulos amplios (siete en total) y que éstos a su vez estén fragmentados en partes (primera, segunda, tercera...) te hace descansar de uno a otro sin que se tenga que cortar el flujo de acción para retomarlo desde el párrafo en el que lo dejaste.  Un punto a su favor para los que tenemos una vida atareada y de cuyos descansos hacemos uso para leer un poquito.

Por último, mencionar que las historias que cuentan las aventuras de Geralt son tremendamente parecidas a nuestros cuentos populares y no tan populares: Aladín y la Lámpara Mágica, la Bella y la Bestia, La Cenicienta... entre otros, se van desarrollando con personajes parecidos a los originales pero con su propia historia que contar en un mundo oscuro y cruel, donde no hay sitio para los cuentos de hadas y cuya importancia recae en temas políticos de carácter medieval.



En conclusión se ha ganado el 5/5. Esta primera toma de contacto con la saga de Geralt es desenfada y sin demasiadas pretensiones. Su único objetivo es hacer conocer al lector el mundo en el que se mueve nuestro Brujo protagonista y los dilemas morales a los que ha de hacer frente por una bolsa de monedas. Recomendado para aquellos seguidores que derivan de la narrativa tolkieniana y buscan algo de fantasía medieval de pequeñas aventuras.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Hi, hi, Dreamer! Antes de que cierres esto, ¿no quieres dejarme tu opinión al respecto? Comentar una entrada te llevará pocos minutos y con tu contribución conseguirás no solo que mi humilde hogar crezca… ¡sino que también me alegrarás el día!

Te pido respeto y, por favor, ahórrate dejar cualquier link o publicidad. Si quieres más información sobre este aspecto, clica aquí para saber acerca de la política de este Blog.